El déficit primario disminuyó 44,6%. ¿Y el otro?

El déficit fiscal primario bajó 44,6% en abril y -en el primer cuatrimestre- disminuyó 31,1% en relación con igual período de 2017. Son datos que publicó el Ministerio de Hacienda.

“Durante el cuarto mes del año, el déficit primario se redujo a la mitad en relación al
mismo período del año anterior”, se destacó en un comunicado.

El Sector Público Nacional tuvo en abril un saldo negativo de $10.342 millones, mostrando una disminución de 44,6%, y cumpliendo tres meses consecutivos de baja. En tanto, el pago de intereses de la deuda pública tuvo un incremento de 9,1% interanual.

Por último, cabe recordar que el mes pasado el Gobierno Nacional decidió reducir en 0,5 p.p del PBI la meta fiscal de déficit primario de 2018 ubicándola en 2,7% del PBI. En los primeros 4 meses del año el déficit primario fue de 0,3% del PBI (utilizando el PBI nominal del Presupuesto 2018), la mitad del 0,6% registrado en el primer cuatrimestre de 2017.

Además de recoger estos datos, con los que Hacienda informa del cumplimiento de los objetivos oficiales, consideramos que es necesario aclarar qué es el déficit primario: la diferencia entre los gastos corrientes del Estado y su recaudación de impuestos. Sin contar los pagos de intereses de la deuda pública.

Sucede que se escucha en los medios a todos los economistas hablando del déficit primario. Así, se hace invisible la carga que los intereses representan para el Estado. Y para todos los habitantes.