Problemas en la cadena de pagos: En Córdoba crecieron los juicios en 30%

Cheques_rechazados
Cada vez más cheques rechazados.

El mes de mayo dejó el peor registro en caída de actividad para la administración de Macri con un desplome del 5,8%. Los datos oficiales difundidos por el INDEC esta semana son preocupantes y se espera que el panorama se complique aún más en los próximos meses. En tanto, esa caída de actividad genera otros indicadores negativos.

La salud de la denominada cadena de pagos está en el día a día de la agenda de empresarios, ejecutivos, financistas y del propio gobierno que comenzó a responder con algunas herramientas, por ahora insuficientes. El estiramiento o corte en la cadena de pagos tiene muchos efectos colaterales.

No solo encarece el financiamiento, también motoriza la litigiosidad. En Córdoba, por caso, ya hay ámbitos donde se percibe el aumento de los problemas vinculados. Uno de ellos es el Tribunal de Arbitraje de la Bolsa de Comercio, un organismo privado que se dedica a la resolución directa de controversias y reclamos societarios, contractuales y de negocios.

“Hoy hay mucho incumplimiento, casi somos un Tribunal de ejecución porque no pagan, no hay tanto conflicto de fondo. La mayoría de las causas es por el cobro de facturas, lo que habla de la cadena de pagos. Todas las nuevas causas han sido porque se ha roto la cadena de pagos”, destaca Juan Manuel Delgado, secretario del Tribunal, que también aporta un dato destacado: en comparación con el primer semestre del año pasado, este año detectaron un incremento del 30% en juicios iniciados por incumplimiento o atraso en los pagos.

¿Qué problemas son los que generan la litigiosidad y la demanda del accionar del Tribunal de Arbitraje de la Bolsa? Según Delgado, las deudas contraídas en dólares son uno de los motores de las causas.

“El problema principal que tienen los que no pagan está vinculado a obligaciones que se habían contraído con un dólar a $18 que hoy están a $28. Venden en pesos y tienen que pagar en dólares, esa diferencia de cambio es lo que generó la ruptura de la cadena de pagos. Son muchas empresas en las que vemos esos casos. El problema fue que en dos meses el tipo de cambio se escapó. Muchas empresas contratan servicios de importación, se obligan en dólares, pero venden en pesos. No pueden pagar”, precisa Delgado.

Un informe del economista Joaquín Berro Madero, del Ieral de Fundación Mediterránea, consigna con datos precisos una variable para comprender el estado de la cadena de pagos: el volumen de cheques rebotados. Según el trabajo, los montos derivados de cheques rechazados vislumbran un máximo para la serie desde 2003: “Con datos hasta junio de este año, se tiene que para el acumulado del primer semestre los montos de cheques rechazados representaron el 5,6% del total compensado; un valor muy por encima del 2,78% que significaron en promedio durante el primer semestre entre 2011 y 2018”. Además, se destaca que durante los primeros seis meses del año los valores compensados mostraron un incremento de 26% contra idéntico periodo de 2017 y el total de montos rechazados creció 188% en doce meses.