PAMI modifica la compra de medicamentos: contratos individuales con laboratorios

El PAMI,  la obra social de los jubilados, está inaugurando en estas horas un nuevo sistema de compras de medicamentos. Cada laboratorio firma su propio contrato, dejando de lado a las cámaras empresarias, que tradicionalmente llevaban adelante la negociación con el PAMI.

Desde el entorno de Sergio Cassinotti, el actual director del PAMI -sin declaraciones públicas de su parte- dejan trascender que había una “cartelización” de los laboratorios para las compras del organismo. El sistema había sido ideado en 1997, dicen, y dejaba en manos del ACE-PAMI, que aglutina a CILFA y COOPERALA (laboratorios nacionales) y CAEME (laboratorios extranjeros), la negociación y la firma de contratos con la gigantesca obra social, que aglutina a más de 4.800.000 afiliados.

Con un contrato vigente firmado en marzo de este año, con un dólar a $ 18 y una inflación proyectada del 17%, los laboratorios nacionales encendieron rápidamente la alarma cuando el billete verde saltó a los $ 40 y el índice de precios se desmadró a más de un 40% anualizado a fines de este año. CILFA y COOPERALA hicieron saber su decisión de no seguir con los términos fijados que establecía el reconocimiento de un 70% de la inflación mensual, mientras que CAEME decidió continuar con el convenio hasta su vencimiento el 31 de marzo de 2019.

Ante este panorama, afirman desde la dirección del organismo, Cassinotti aceleró el paso y puso en marcha un plan que tenía previsto para marzo del año próximo. Comenzó a llamar a los laboratorios para explicarles que desde las cámaras ya no serían interlocutores válidos para las negociaciones y que los convenios se firmarían con cada productor de medicamentos de forma individual. El nuevo esquema entrará en vigencia el próximo 1 de noviembre, es por eso que se apura la rúbrica de los convenios.

Con un consumo mensual del 40% del total de medicamentos que se comercializan en el país, el PAMI quiere hacer valer el “poder de compra”. Por mes el organismo desembolsa $ 3.400 millones en medicamentos ambulatorios, algo así como 90 millones de dólares. Según detallan desde las oficinas de Cassinotti, con el convenio vigente, el PAMI pagaba mensualmente los $ 3.400 millones al ACE-PAMI para que este a su vez derramara los pagos hacia los colegios farmacéuticos.

En el PAMI explican también que sus fondos provienen 70% de impuestos a través de la AFIP y 30% de trabajadores activos a través de ANSES por lo que “no hay ningún tipo de recorte, además no vamos a recortar bonificaciones, 1,2 millones de jubilados van a seguir recibiendo gratis sus remedios”. En la actualidad, los afiliados del PAMI pagan un 14% por sus remedios en comparación con cualquier jubilado de las provincias, según las estimaciones de la obra social. “Con el 40% del mercado de medicamentos, el PAMI también es formador de precios, y eso lo tenemos que hacer valer”, explican las mismas fuentes que han proporcionado estos datos.

Por supuesto, los oferentes pueden cartelizarse igual, “fuera de cámara”, como es norma en las licitaciones de obra pública.