Los argentinos que emigran

El periodista Matías Ortega relata en Ámbito una anécdota que esta vez -no sucede siempre- refleja una realidad que se extiende en buena parte de los jóvenes pertenecientes a los sectores medios profesionales o técnicos: “Hace poco más de un año, una joven pareja de argentinos, ambos profesionales y con varios años de carrera, tuvo la oportunidad de estudiar en el Reino Unido. El plan original era volver cuando terminaran. Por estos días volvieron a Buenos Aires a ver a sus familias y amigos y les comunicaron la novedad: consiguieron empleo y se quedarán al menos algunos meses más fuera del país. “Íbamos a volver ahora, pero nos salió un trabajo, y como están las cosas acá preferimos seguir allá”.

El testimonio, con las variantes propias de cada historia personal, varía pero se repite entre miles de migrantes que dejan el país en busca de nuevas oportunidades. Es parte de la sangría de talentos que enciende alertas en el mundo profesional.

No hay estadísticas precisas al respecto, pero quienes estudian el fenómeno migratorio estiman que hay entre 150.000 y 180.000 profesionales argentinos viviendo fuera de nuestras fronteras. Un reciente relevamiento de la reclutadora PageGroup reveló que “por el deterioro de los salarios ejecutivos, como consecuencia de los desequilibrios macroeconómicos, y un mayor interés por completar la formación con una experiencia”, casi un 40% de los profesionales argentinos está dispuesto a emigrar. En concreto, el 37% de los consultados expresó que aceptaría una propuesta laboral proveniente del exterior; dentro de este grupo, un 40% dijo que su principal motivación sería percibir ingresos en monedas más estables o confiables, mientras que el otro 60% manifestó que su principal interés sería completar su formación académica.