El Central relaja la política monetaria ante el año electoral

La baja en las expectativas de inflación alentaron al Banco Central para eliminar el piso del 60% para la tasa de referencia, pero desde la entidad que preside Guido Sandleris prometieron seguir moviéndose con pies de plomo y extremar la cautela.

También anticiparon que continuarán monitoreando día a día el comportamiento del dólar y actuarán en caso de que detecten excesos en la toma de riesgo por parte de fondos especulativos (tal como lo hicieron al limitar a principios de noviembre el carry trade que realizaban algunos bancos extranjeros) y confirmaron que el esquema de bandas cambiarias continuará durante todo 2019.

Para dar mayor previsibilidad al mercado, el BCRA anunció ayer que mantendrá el sesgo contractivo de su política y que planea sobrecumplir nuevamente la meta de base monetaria de diciembre, tal como lo hizo los dos meses previos. La entidad se planteó que la sumatoria del dinero en poder del público y los depósitos de los bancos cierre diciembre al menos $16.000 millones por debajo del objetivo de ese mes.