El precio de los autos subió un 110% en 2018.

Las concesionarias de autos comenzaron a recibir las listas de precios de diciembre con aumentos del 4%, pero el dato importante es que, con este nuevo ajuste, se cierra el año del “aumentazo” de los 0 km. En todo 2018, algunas marcas subieron los valores de sus modelos hasta 110%, un récord del que se tienen antecedentos sólo en la salida de la convertibilidad o, más atrás, en la hiperinflación del Gobierno de Raúl Alfonsín.

Si bien no todas ajustaron sus listas en el mismo nivel -algunas lo hicieron en un 60%-, los incrementos superaron en todos los casos la inflación estimada para el año, que se ubica en aproximadamente 47,5%. También se ubicaron por encima de los aumentos salariales otorgados en paritarias que, para algunos sectores, tuvieron un promedio de 25%, mientras que los gremios que lograron reabrir las negociaciones, obtuvieron mejoras de más del 40%.

El fuerte salto de los precios se produjo como consecuencia de la suba del tipo de cambio, que se duplicó entre el último día de diciembre del año pasado y la cotización de ayer. En un mercado en el que el 70% de los 0 km que se venden son importados y los que se producen en el país tienen una alto contenido de insumos que llegan del exterior, la suba del dólar tienen un impacto directo. Igual, algunas marcas ajustaron sus precios más que la suba del dólar. Esto tiene un efecto en los planes de ahorro que definen sus cuotas sobre la base del precio de lista. Es por eso que las suscripciones a este sistema se derrumbaron ante el fuerte aumento de esas cuotas. En cambio, para las compras en efectivo, los precios son distintos ya que las automotrices aplican importantes bonificaciones para atraer clientes. Por ejemplo, el Chevrolet Onix cuesta $ 605.900 de precio de lista pero, con la bonificación que se otorga en diciembre, se consigue por $ 549.900.

Al mismo tiempo -y al contrario de lo que dicen en las películas, NO es mera coincidencia- la fabricación de vehículos registró en noviembre una caída del 18,6% contra igual período de 2017, y las ventas mayoristas al mercado interno se desplomaron un 57,9% en la misma comparación.