Agroindustria: la molienda aceitera trabaja al 50% de su capacidad

La periodista Silvia Naishtat lanza la alarma: los pequeños y medianos productores agrarios prefieren tener los granos en los silo bolsa, antes que liquidarlos, en estas condiciones del mercado. Eso significa que habrá menos divisas, en un año electoral. Muy mala noticia para Macri, y no solamente para él.

En CIARA, la cámara que aglutina a los mayores exportadores agroindustriales, describen a 2018 como un año con “varias calamidades”. Puestos a enumerar mencionan la sequía que arrebató 22 millones de toneladas a la cosecha, unos US$ 8.000 millones. Luego las lluvias intensas que deterioraron la calidad de los granos y la crisis cambiaria que les modificó el negocio con nuevos impuestos.

“Nos estamos primarizando porque se castiga a la exportación de valor agregado, a tal punto, que este año las exportaciones de soja en grano crecerán 211%, a 16 millones de toneladas mientras los embarques de harinas, aceites, biocombustibles y glicerina caen de 45 millones a 33 millones de toneladas. El mayor polo aceitero del mundo que está en Rosario trabaja hoy al 50% de su capacidad”.

Agrava el escenario la guerra comercial entre China y EE.UU. que impacta y mucho en la Argentina. “Desde que EE.UU. redujo sus ventas de soja a China, Trump reparte subsidios y la soja que mandaba a China comenzó a dirigirse a menor precio a mercados que abastecía la Argentina”.