Crece el uso de energía solar en Argentina

En el último Censo Nacional Térmico, realizado por el INTI, la instalación de equipos de energía solar aumentó el 17,9%, ya que se detectaron 7.018 instalaciones nuevas (que pueden ser de uno o más equipos).

“En esta oportunidad, relevamos datos correspondientes al 2017, con un total de 225 empresas censadas (un 68% más que en 2015, año en el que se realizó el primer censo). Uno de los resultados que obtuvimos fue que se comercializaron 35.141 m² de equipos de colectores solares térmicos para agua caliente sanitaria (ACS) —además de 9.318 m² de colectores plásticos sin cubierta, habitualmente destinados a la climatización de piscinas—”, detalló Martín Sabre, del Centro de Energías Renovables del Instituto.

Según el censo, en 2017 se comercializaron 35.141 metros cuadrados de colectores solares térmicos para agua caliente sanitaria y se crearon 45 nuevas empresas en este rubro.

Uno de los usos más extendidos a nivel mundial de la energía solar es para termotanques, que calientan agua en forma segura y eficiente sin tener que utilizar gas o electricidad.

Con los nuevos equipos que se colocaron, se logró una reducción de 5.520 toneladas de emisiones de dióxido de carbono, equivalentes a las emisiones de mil autos en un año, y significó un ahorro equivalente a más de 4 millones de metros cúbicos de gas.

Por último, este segmente de los colectores fototérmicos domiliciarios fue el único campo en el que la industria nacional tuvo protagonismo, a diferencia de los grandes fabricantes comerciales de electricidad fotovoltaica para el Sistema Argentino de Interconexión. Modesta y calladamente, sin ningún subsidio estatal directo o indirecto como los que caracterizaron al ya fracasado programa RenovAr, sin siquiera desgravaciones impositivas para los fabricantes y/o los usuarios, este pequeño nicho de mercado creció “a su aire” en medio de una recesión, pese a la presión en contra de municipalidades que -como la de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires- penalizan la instalación de un calefón solar en un tejado aumentándole la carga de Alumbrado, Barrido y Limpieza al propietario.

Con todo en contra, incluida la mayor recesión desde 2001, este sector generó beneficios locales y puestos de trabajo permanentes, y todo ello sin girar al exterior un centavo de regalías o patentes.