«El precio del petróleo es el más bajo desde agosto ´17. Y seguirá cayendo»

El 18 de diciembre se produjo un derrumbe en los precios del petróleo, que alcanzó su punto más bajo en más de un año. El economista ruso Antón Shabánov, especializado en el tema, ha dicho que las estimaciones actuales respecto al coste del crudo son poco halagüeñas. Agregamos nosotros que esto es cierto especialmente para los países exportadores de petróleo, como la Federación Rusa.

«De momento, las perspectivas de futuro para los precios del petróleo son decepcionantes. El costo está cayendo drásticamente. Hasta que el acuerdo de la OPEP entre en vigencia el próximo año, no hay factores que mantengan caro el petróleo», afirmó Shabánov. E indicó también que la economía global se está ralentizando.

«La economía se está desacelerando a nivel mundial, necesita cada vez menos energía para producir algo, es decir, cada vez menos petróleo, mientras que la oferta no está disminuyendo. Por el contrario, Estados Unidos la está incrementando. La ley básica de la oferta y la demanda sugiere que el precio se irá reduciendo por el momento», explicó Shabánov.

El principal factor que provocó el colapso de los precios fue el temor de un exceso de oferta de crudo. Los mercados reaccionaron en forma negativa al crecimiento de la producción y reservas de petróleo de Estados Unidos.

Poco antes de la caída de los precios del crudo, la compañía de análisis Genscape informó de un aumento en las reservas de petróleo en la terminal en Cushing, en EEUU, en más de un millón de barriles del 11 al 14 de diciembre.

Shabánov considera que la situación no es estable en el mediano plazo; «Ahora tienen una industria muy grande, el petróleo de esquisto («shale») está muy fuerte. Cuanto más barato sea este petróleo, menos rentable será extraerlo y más productores de petróleo de esquisto cerrarán».

Lo cierto es que el mapa petrolero mundial se modificó por completo desde que Estados Unidos dejó de ser el gran importador. El gigante norteamericano superó a Arabia Saudita y Rusia como el mayor productor de crudo.

Sin embargo, como indica el periodista Martín Bidegaray, las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China, más los problemas en la Unión Europea (conflicto en Francia, deuda excesiva en Italia, Brexit) provocan la debilidad de la economía global.

La situación ha conseguido que dos rivales geopolíticos como Rusia y Arabia Saudita han llegado a acuerdos para regular la producción petrolera, la llamada OPEP+.

En las empresas locales hay preocupación. Suponen que la opinión pública puede presionar a la baja en los precios de los combustibles al consumidor. Las compañías que refinan argumentan que los aumentos locales obedecen más a la devaluación del peso que al valor del crudo internacional.