El detalle del derrumbe industrial

Ayer informamos en AgendAR que en noviembre las fábricas utilizaron apenas el 63,3% de la capacidad instalada, según el relevamiento mensual del INDEC. Ahora queremos acercarles el detalle de los distintos sectores, aunque se trata de un retroceso generalizado.

Los bloques que presentan en noviembre de 2018 una menor utilización de la capacidad instalada respecto al mismo mes de 2017 son: productos alimenticios y bebidas, industria textil, papel y cartón, edición e impresión, refinación del petróleo, sustancias y productos químicos, productos de caucho y plástico, productos minerales no metálicos, industria automotriz y metalmecánica.

Sucede que, por séptimo mes consecutivo, en noviembre, la industria manufacturera siguió en retroceso y se desplomó al récord del 13,3%. Ya en julio quedó en cero el crecimiento que había tenido durante lel primer semestre.

La industria acumula ya tres años con un mal desempeño. En 2016, cayó el 4,6%, en 2017 recuperó apenas el 1,8% y en 2018 terminará cayendo poco más del 4%. Representa en tres años una caída del 7%, con un fuerte descenso en el nivel del empleo.

El sector con menor utilización de su potencial de producción fue la industria textil con el uso de apenas el 43,9% de su capacidad instalada, que se explica por “ la menor elaboración de hilados de algodón y de tejidos, tanto tejidos planos como de punto”.

El segundo lugar lo ocupó la industria automotriz con el 44,4% que “ se vincula con la disminución del nivel de demanda interna”. Y el tercer puesto fue para la .metalmecánica, con el 44,5% “principalmente por las caídas de los niveles de producción de maquinarias agropecuarias y bienes de consumo durable, en particular, la línea blanca”.

La retracción en la fabricación de alimentos y bebidas con un nivel de utilización de la capacidad instalada de 63,5% inferior al 67,7% de noviembre de 2017 “ se explica principalmente por las bajas en la molienda de cereales y oleaginosas, en los productos de confitería y en la elaboración de bebidas( aguas y sodas, gaseosas y cerveza)”.

Con relación a un año atrás, hay sectores con retrocesos de dos dígitos. Por ejemplo textiles retrocede 17 puntos y la industria automotriz (- 10,6 puntos) por la caída de las ventas al mercado interno que arrastró a neumáticos.

En refinación de petróleo, el uso de las instalaciones descendió del 79 al 73,2%.

Por encima de los valores de noviembre de 2018 se destacan las “industrias metálicas básicas” (+ 4,9 puntos) por el mayor crecimiento de la producción de acero crudo y aluminio primario, fundamentalmente por mejores niveles de exportación.