Cortes de luz en Capital y Gran Buenos Aires: ayer alcanzaron a más de 130 mil afectados

El servicio eléctrico que prestan Edenor y Edesur en el Área Metropolitana a un tercio de la población argentina es fuente de quejas desde hace largo tiempo. Pero ayer, martes 29, en el pico de la ola de calor -la sensación térmica en C.A.B.A. llegó a 44.9°- alcanzó un límite; de acuerdo al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), alrededor de 52 mil usuarios de la distribuidora Edesur y 80 mil de Edenor estuvieron sin suministro eléctrico a lo largo del día.

También ayer hubo cortes en algunos barrios de Córdoba Capital y el Gran Mendoza.

Y como siempre sucede, la falla afectó a sectores muy vulnerables: Se cortó la luz en el área de neonatología del hospital San Martín de La Plata, los respiradores dejaron de funcionar y tuvieron que atender manualmente a los bebés.

Pero el aspecto a tomar en cuenta es que no se trató de un problema específico, como el 9 de agosto del año pasado que llegó a haber más de 300 mil afectados por una falla en líneas de alta tensión.

En este caso, se trata de las demandas de energía provocadas por el calor agobiante que exceden la capacidad del sistema. Y el consenso de los meteorólogos es que el aumento promedio de la temperatura llegó para quedarse.

El gobierno deberá entender que con bajas tarifas no hay inversión. Pero aumentarlas no la garantiza, especialmente cuando se trata de monopolios naturales como el servicio eléctrico. Hace algunos años lo comprobaron los californianos. Y ahora nosotros.

El otro punto, muy de coyuntura, es que con el calor, los cortes y ahora la tormenta, el humor de los bonaerenses no pasa por su mejor momento. Probablemente la gobernadora Vidal acierta al no adelantar las elecciones en la provincia.