Más ajustes nucleares: fusionan CONUAR y FAE

El Gobierno dispuso la fusión de dos empresas en las cuales tiene participación la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), para “disminuir los costos y las cargas fiscales” que representan ambas sociedades, piezas claves de la industria nuclear argentina.

Se trata de Combustibles Nucleares Argentinos Sociedad Anónima (CONUAR) y Fabricación de Aleaciones Especiales Sociedad Anónima (FAE), cuya fusión fue dispuesta a través del decreto 121/2019.

Se aclaró que la operación “no implica acto de disposición o liquidación de activos pertenecientes al Estado Nacional, sino una transferencia del valor del paquete accionario que posee la CNEA en CONUAR y en FAE”.

CONUAR fue creada por decreto en octubre de 1981, y su capital social pertenece actualmente en un 33,33% a la CNEA y el restante 66,67% a Sudacia SA, una sociedad con vínculos históricos al Grupo Pérez Companc. Esta empresa todavía no se expresó públicamente sobre esta fusión que la afecta.

Por su parte, FAE también fue autorizada a operar por medio de un decreto, en junio de 1986; el 68% del capital social es controlado por la CNEA y el 32% por CONUAR.

En los considerandos del decreto se dice que la participación accionaria de la CNEA en ambas sociedades, estrechamente vinculadas a la actividad nuclear, “tiene fundamentos estratégicos en el desarrollo del ciclo de combustible nuclear, en particular, para la producción industrial y para garantizar el autoabastecimiento de combustibles para las centrales nucleares”.

“A fin de generar una unidad de negocios, disminuir los costos normales del giro comercial y las cargas fiscales de CONUAR y FAE y, en especial, potenciar las capacidades técnicas y económicas para aumentar las posibilidades de participación en el mercado internacional, resulta conveniente realizar un proceso de fusión por absorción, mediante el cual CONUAR incorpore a FAE”.

Como informó AgendAR recientemente, se están produciendo despidos en estas empresas, en el marco de la reducción de la industria nuclear y el desaliento de científicos y personal calificado, provocado por la cancelación de las centrales nucleares previstas.

Para acceder al texto del Decreto 121/2019 cliquear aquí.