Telefónica expone en EE.UU. una visión negativa de la economía argentina

Telefónica S.A., la empresa multinacional de telecomunicaciones con sede central en España, presentó en estos días a la Comisión de Valores de los Estados Unidos su informe anual. Y el portal Letra P señala que es especialmente duro con la situación argentina.

En ese informe, al que se puede acceder al pie de esta nota en su versión completa, Telefónica diagnostica la política y el estado de sus negocios en cada país de la región. De Argentina dice que es “una economía hiperinflacionaria desde julio de 2018”.

La preocupación por la estabilidad política y financiera a nivel local es una constante, en relación con la marcha de sus negocios. “La inflación en algunos país como Argentina y Venezuela afectó a la suba de costos”, detallan, y agregan “los ingresos en millones de euros en 2018 cayeron un 6,4% comparados con el 2017, (…) impactados por la evolución negativa del tipo de cambio y la hiperinflación en Argentina”.

Debe observarse que su actitud hacia las políticas planteadas por el actual gobierno de nuestro país es favorable. Pero expresa escepticismo sobre los resultados  “En Argentina –sigue diciendo el informe- el Gobierno está enfocado en resolver los desbalances macroeconómicos y financieros y en recuperar la confianza internacional. En especial luego del acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional. … Más allá de que se espera que las medidas tomadas tengan efectos positivos en el mediano plazo, tanto la macroeconomía como el riesgo cambiario permanecen en niveles elevados en el corto plazo”.

La conclusión de Telefónica es que “los mayores desafíos que enfrenta la economía, tanto a nivel interno (con un plan de reducción del déficit fiscal en un marco de recesión y alta inflación) y externo (con importantes necesidades de financiamiento en el mediano plazo), hacen que la economía argentina sea vulnerable a episodios de volatilidad en mercados financieros. Aún más cuando las elecciones presidenciales suman riesgos que podrían resultar en un cambio de la actual política económica con herramientas limitadas”.

Para acceder a la versión original del informe (en inglés) cliquear aquí.