Neuquén: la primera elección de gobernador del año. En la provincia de Vaca Muerta

Omar Gutiérrez, el gobernador reelecto

Unos 493.760 neuquinos y 3.688 extranjeros deben ir hoy a las urnas para elegir un nuevo gobierno provincial. Es la primera gran batalla de un 2019 en el que habrá al menos quince domingos de elecciones. (Si bien en La Pampa hubo primarias en febrero, Neuquén es la primera provincia en celebrar un comicio general y elegir gobernador. Y aunque cada provincia argentina es una realidad distinta, hay elementos que pueden echar luz sobre la forma que tomará la competencia nacional.

Habrá 1.541 mesas habilitadas en 2.813 escuelas. En 191 establecimientos estará disponible el sistema de Boleta Única Electrónica; en 86 sólo habrá boletas de papel; y en las seis restantes, el sistema será mixto.

El actual gobernador Omar Gutiérrez compite por su reelección en representación del Movimiento Popular Neuquino (MPN), espacio que gobierna la provincia patagónica de forma ininterrumpida desde 1961.

Hay otros 8 candidatos, aunque según las encuestas preliminares sólo uno llega con chances reales de disputarle la gobernación a Gutiérrez, quien si bien se mostró cercano a Macri en los últimos meses, no forma parte de Cambiemos.

Ese contrincante con chances es Ramón Rioseco, ex intendente de la ciudad de Cutral Co que entre septiembre y diciembre logró generar la unidad del peronismo en la provincia y conformar la coalición Unidad Ciudadana-Frente Neuquino.

También compite el actual intendente de la ciudad de Neuquén, Horacio “Pechi” Quiroga. Va con el sello de Cambiemos y fue apoyado por Macri en enero cuando el presidente estaba de vacaciones en Villa La Angostura.

Cuarto, según las encuestas, va Jorge Sobisch, quien fue gobernador del Neuquén tres veces, electo en 1991, 1999 y 2003. Si bien fue un referente del MPN, el año pasado rompió con ese partido e hizo un acuerdo con la Democracia Cristiana para presentarse.

También figuran el candidato del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), Raúl Godoy, y el del Frente Social por la Dignidad, Sergio Rodríguez, Mercedes Lamarca, por Libres del Sur; Priscila Otton, de Nueva Izquierda, y Alejandro Vidal, por el frente Iguales.

Las encuestas que maneja el gobierno neuquino le dan a Gutiérrez una intención de votos del 31%, sacándole una diferencia de 7 puntos a Rioseco y de más al resto. En el espacio kirchnerista, en cambio, hablan de empate técnico en 35 puntos.

En la Casa Rosada tienen sondeos que dan una diferencia de cuatro puntos a favor del gobernador actual, que en las últimas horas se redujo a dos. Por ello, el temor de que gane Rioseco está instalado en el Poder Ejecutivo Nacional. El propio Sobisch reveló en la semana que desde la Casa Rosada le ofrecieron ir como embajador a Chile si aceptaba bajarse de la carrera electoral, para no quitarle votos a Gutiérrez. Como no hay balotaje bastará con un voto de diferencia para que un candidato sea electo.

Cerca de Macri creen que Quiroga no tiene chances de ganar, y por ello apuestan a que triunfe Gutiérrez, un gobernador con el que mantienen excelente y estrecho diálogo, después de su colaboración para la llegada de inversiones a Vaca Muerta.

Quiroga acusó recibo, y en los últimos siete días de campaña eliminó la palabra “Cambiemos” y los colores de la coalición que lidera Macri de todos los afiches que sus equipos desplegaron en la provincia.

Gutiérrez no es propio, pero tampoco disgusta a Macri. Fue clave en la negociación que llevó adelante Cambiemos a fines de 2016 con los sindicatos de trabajadores petroleros que dio lugar al acuerdo de flexibilización de las condiciones laborales para promover inversiones.

Vaca Muerta es LA apuesta de la gestión de Macri, la generadora de hidrocarburos líquidos y gaseosos más prolífica de la Argentina y gran parte del mundo, y podría aportarle al país 30.000 millones de dólares –lo mismo que el agro- en 2030. Hoy, a poco del inicio de la intensificación de su explotación, Vaca Muerta ya aporta el 25% del petróleo que consume la Argentina y el 53% del gas, con exportaciones a punto de comenzar.

En este escenario Macri apuesta a que triunfe Gutiérrez, no sólo por la buena relación sino por que no gane Rioseco, un candidato al que Cristina Kirchner le hizo un spot de campaña en el último mes para apoyarlo abiertamente. Cambiemos no quiere un victoria kirchnerista en plena crispación por los malos resultados del programa económico.

Por su lado, Rioseco ha disminuído en las últimas semanas la identificación partidaria en su campaña, y asegurado a los sindicatos y a los empleados públicos provinciales (recordar que el MPN gobierna desde 1961) que no disminuirá sus conquistas ni desplazará a nadie de su puesto.

El escrutinio, hora a hora, se puede seguir cliqueando aquí.