Europa evaluará si Argentina entra en su lista de paraísos fiscales

La Unión Europea evaluará este año si Argentina entra en la lista de paraísos fiscales. Los ministros de Finanzas del bloque decidieron ayer una actualización de esa lista negra, añadiendo el estudio de tres países del G20: Rusia, México y Argentina. El proceso hará que la Unión Europea evalúe si hay “deficiencias” en el sistema fiscal argentino. Si determina que las hay, Bruselas pediría a Buenos Aires el compromiso de corregir esas deficiencias. Si la respuesta argentina fuera positiva los europeos dejarían ahí el tema hasta una la siguiente revisión.

Si se negara, Argentina podría terminar incluida en esa lista europea de paraísos fiscales. Bruselas anunció este martes que otros países del G20 serán evaluados a partir de 2020, pero no por qué empezó precisamente por Rusia, México y Argentina.

La lista actualizada ayer incluye sólo 15 territorios, todos de pequeño o casi minúsculo tamaño, como Guam, Samoa, la Samoa americana o Aruba. El mayor es Emiratos Árabes Unidos, que había salido de la lista porque se había comprometido a hacer cambios en su sistema fiscal que finalmente no hizo.

Algunos países que sufrieron la amenaza de aparecer en la lista y que prometieron cambios para evitarlo fueron Australia, Costa Rica, Jordania, Marruecos, Suiza, Tailandia y Turquía. Otros ya legislaron esos cambios, como Andorra, Corea del Sur, Panamá, Perú y Uruguay.

El proceso es largo, pero los gobiernos europeos quieren que aparecer en esa lista de paraísos fiscales tenga consecuencias para forzar a esos países a hacer cambios en sus sistemas fiscales. Para empezar, la lista se consultará para aprobar cualquier desembolso de fondos europeos, por ejemplo los destinados a cooperación al desarrollo.

Además, se tendrá en cuenta en los procesos legislativos europeos, por lo que podría modificar la relación europea con esos países. Y se exigirán más requisitos a las empresas multinacionales con actividades en los países incluidos en la lista para participar en programas financiados con fondos europeos. La AFIP, y algunos empresarios importantes, deberán tomar nota.