El Fondo Monetario abre el paraguas

Christine Lagarde y Gerry Rice

El vocero principal del FMI, el «spokesperson» Gerry Rice, usó la habitual conferencia de prensa en la sede en Washington para hablar del caso argentino y dejar en claro dos puntos importantes:

En contra de las expectativas que manejaba el gobierno argentino -y que tomamos todos los medios- que el próximo desembolso para la Argentina, por USD 10.870 millones, estaría disponible en marzo, Rice afirmó que el directorio del Fondo Monetario Internacional podría demorar varias semanas su determinación final. Aclaró que el proceso de aprobación sigue su curso habitual de consultas internas. «Estamos en un cronograma standard», dijo.

También, quizás por algunas críticas que se han hecho en Argentina, minimizó el arribo de los fondos en un contexto electoral y señaló que el organismo no busca beneficiar al oficialismo en detrimento de la oposición. “Tengo que clarificar este tema. El FMI apoya a sus países miembros y a su gente, y lo hacemos más allá de la situación política. El FMI está dispuesto a trabajar con cualquier gobierno argentino para ayudar al país a moverse en el camino del crecimiento sostenido y de alto empleo. Quiero ser claro en este punto”, enfatizó el delegado del Fondo.

Además, el vocero hizo precisiones sobre el destino de los fondos que girará el FMI: “Los fondos que están disponibles en el programa son para apoyar el Presupuesto y han sido pedidos por las autoridades. Esto es la esencia de lo que hace el FMI y esperamos de cubrir la necesidades financieras del gobierno en los próximos meses”.

Rice negó que el organismo haya solicitado un mayor ajuste fiscal. “No hay nuevos requerimientos ni objetivos. El objetivo del Gobierno argentino es lograr déficit fiscal cero para este año. Esto demandará un férreo control de los gastos primarios, pero esto no es nuevo. Esto es algo que estuvo en el programa desde el principio y nuestra visión es que las autoridades argentinas están comprometidas en lograrlo”.

También manifestó, como siempre, la preocupación del Fondo por el impacto social y ratificó que otro destino de los fondos del stand by es para los más lo necesitan, con un incremento del gasto social autorizado que pasó de 0,2% al 0,3% del PBI, unos $ 20.000 millones. “Es importante destacar que (la situación) es crítica, que el impacto social es alto. (Los fondos) están preservados para este año y más allá, y se incluyeron medidas para fortalecer esta situación”.

El ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, había anticipado que a partir de abril podrán subastar hasta u$s 60 millones de dólares diarios para mantener el tipo de cambio bajo control.