Las reformas a la Ley del Software: «Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento»

Desde hace dos semanas este tema está en los medios. Pero buena parte de lo que se publica son declaraciones autocongratulatorias y pronósticos optimistas. En AgendAR compartimos la valoración positiva de una actividad en la que Argentina tiene una ventaja competitiva importante: el nivel de sus técnicos, y que aún en el marco de la recesión actual mantiene su vigencia pues está volcada al mercado externo.

También somos conscientes de las limitaciones de lo que un reciente y crítico artículo llamó » la venta de horas/persona en escritura de “líneas de código”, “sojware” «. Por eso acercamos la versión más completa, en lenguaje accesible, del nuevo marco legal.

ooooo

El Congreso de la Nación aprobó el nuevo Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento, una norma que amplía los beneficios de la ya existente “ley de software”, cuya vigencia vencía a fines de este año.

Esta ley fue promulgada en 2004 -durante el gobierno de Néstor Kirchner-, y luego fue ratificada y ampliada en 2013 (su reglamentación fue en 2014, durante el mandato de Cristina Fernández de Kirchner). Se creó para incentivar al sector con beneficios fiscales de distinto tipo: reducción de contribuciones patronales (70%) y del 60% en el monto total del impuesto a las ganancias, siempre y cuando un alto porcentaje de las actividades de la empresa (más del 80% al principio y 50% según la ley de 2014) estuvieran destinadas al sector de software y servicios informáticos.

En caso de cumplir con esta cuota del 50%, la ley prevé el cumplimiento de al menos dos de las siguientes condiciones para otorgar el beneficio: que la empresa invierta al menos el 3% en investigación y desarrollo, que aplique normas de calidad (como las ISO), que las ventas al exterior (exportación) fueran al menos el 8% de la facturación, y que a la vez sean progresivas en el tiempo. Las empresas que ingresen al régimen no pueden tampoco reducir su plantilla de personal. Y los beneficios sólo aplican sobre el total de empleados involucrados en las tareas asociadas. Alguien que trabaja en finanzas o un abogado, por ejemplo, no entra en la nómina beneficiada.

El proyecto de Ley de Economía del Conocimiento fue aprobado con consenso tanto en Diputados como en el Senado. Sólo hubo dos disidencias en la Cámara baja. La nueva ley busca ampliar y extender los beneficios de la ley de software, que vencía el 31 de diciembre de este año. La nueva legislación busca, en especial, que sean más los sectores beneficiados.

Ya no son solamente empresas desarrolladoras de software; también habrá incentivos para aquellos que hagan producción y postproducción audiovisual, biotecnología, servicios geológicos y de prospección, servicios relacionados con la electrónica y las comunicaciones, servicios profesionales, nanotecnología y nanociencia, industria aeroespacial y satelital, tecnologías espaciales, entre otros.

Según especifica la ley, para que una compañía quede encuadrada en el nuevo régimen deberá tener una facturación generada por las actividades promovidas superior al 70% y cumplir con dos de las tres condiciones que ya existían en la ley anterior (certificación de calidad, inversión en I+D y exportaciones), y se suma también un porcentaje que deberá ser destinado a la capacitación de los empleados.

A diferencia del esquema actual, con reducción de cargas patronales, se pagarán impuestos en sueldos de más de 45 mil pesos. El nuevo régimen estará vigente hasta 2029.

Desde el Ministerio de Producción se informa que hoy son 469 las empresas beneficiadas por la ley de software (“un 98% micro y pymes”, agregaron). Accenture es la empresa con mayor cantidad de empleados en la nómina. La siguen Mercado Libre, Globant y Despegar. Desde el ministerio señalaron que el costo fiscal para el Estado en 2018 fue de $ 3.600 millones, un 56% más que el año anterior.

Con la nueva ley, calculan que “hay un universo de 11 mil empresas” que podrían obtener el beneficio. Mariano Mayer, secretario de Emprendedores y Pymes del Ministerio, estima que podría significar “un máximo de $10 mil millones en inversión por año”.

Mercado Libre estaría nuevamente entre las empresas beneficiadas.