Galperín, de Mercado Libre: «En Argentina 5 empleos nuevos son 5 problemas nuevos»

En el diario de negocios El Cronista, como en otros medios y en las redes sociales, se publicó un audio de Marcos Galperín donde lanza polémicos comentarios sobre el empleo en la Argentina. Fue durante una presentación, al día siguiente de la apertura del flamante Centro de Desarrollo ubicado en Polo Dot.

Según informó el programa periodístico Pasaron Cosas de Radio Con Vos, 89.9, el CEO de Mercado Libre inauguró las oficinas de una empresa de ciberseguridad donde Galperín tiene inversiones y allí se filtró el audio de una presentación que, dicen, es para muy pocas personas, en el cual Galperín se refiere en duros términos a las condiciones locales del empleo.

«La democracia capitalista está muy cuestionada, no anda muy bien. En Estados Unidos anda muy bien pero se ha puesto muy autoritaria y eso puede ser necesario. Yo creo que el mundo del consenso no funciona cuando sos una democracia y tenes que rendir examen y negociar contra un sistema autoritario que no tiene que rendir exámenes», expresó Galperín.

Luego, en otro fragmento de su presentación, el fundador de Mercado Libre habló sobre el tema regulatorio respecto a los empleados. «Acá en Argentina generar empleo es muy difícil por el marco laboral». Y agregó, durísimo, «cinco empleos son cinco problemas y 100 empleos son 100 problemas».

Fuentes cercanas a la empresa confirmaron la veracidad del audio y el contexto en el que se emitieron estas declaraciones: un evento corporativo de una startup de seguridad.

No es la primera vez que Marcos Galperin hace fuertes declaraciones sobre el mercado laboral argentino. En su momento, se filtró un video de un Q&A privado de la compañía. En el mismo, se ve a Galperín expresar que «si realmente su prioridad es el sueldo, y les molesta que el aumento haya sido del 5% en vez del 6% u 8%… entonces MercadoLibre no es el lugar para ustedes».

El elemento irónico es que en Estados Unidos, el mismo presidente Trump defiende en público a los trabajadores (ver su cuenta de Twitter), y un empresario al que se le filtrasen estos comentarios en un rapto de sinceridad se convertiría en un paria social. Pero eso es difícil que suceda en Argentina.