«Keynesianismo» electoral: el gobierno inyecta $ 212.000 millones para estimular el consumo

La inyección de fondos a la economía que lleva a cabo el gobierno hará que en estos meses se vuelquen unos $ 212.0000 millones para incentivar el consumo, justo antes de las elecciones presidenciales. De este monto, unos $ 60.000 millones ya salieron desde la ANSeS en forma de créditos, según los informes de esa dependencia.

(Conviene aclarar que el aporte original de John Maynard Keynes fue la percepción que el mercado no tiende naturalmente a un equilibrio óptimo, aquel que usa todos factores de la producción, capital y trabajo en toda su capacidad. A partir de eso, edificó su Teoría General. La idea que la demanda crea automáticamente la oferta de bienes no es de Keynes).

Como sea, dar fondos para incentivar el consumo es una práctica que se usa con frecuencia en los años electorales. El razonamiento es que, con la mejora en el bolsillo de los votantes, tiene mayores probabilidades de ser reelecto el oficialismo.

Entre el subsidio a la compra de autos (que el gobierno evalúa extender), tasas más bajas (o cero) para el plan Ahora 12, congelamiento de tarifas, préstamos de ANSeS, mayor presupuesto en obra pública, adelantamiento de los aumentos para el año de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y mayores transferencias a las provincias, suman unos $ 212.000 millones, equivalentes a 1% del PBI. Así surge del cálculo que hicieron en el Estudio Broda.

Con el consumo en caída en más de un año, los subsidios a la compra de vehículos y los créditos ANSeS fueron los pilares de este empujón fiscal, que busca impulsar la actividad, tras la recesión de los últimos meses. Según la ANSeS, desde el anuncio a mediados de abril y hasta el viernes pasado se entregaron casi 2 millones y medio de créditos personales, principalmente a titulares de la AUH (unos 1.266.538 préstamos), jubilados (571.890 en total) y a trabajadores en relación de dependencia que reciben asignaciones familiares (470.975).

Son $ 60.000 millones aproximadamente que ya se inyectaron a la economía, de los $ 124.000 millones disponibles para dar créditos ANSeS que el titular de la dependencia, Emilio Basavilbaso, declaró al periodismo.

A esto se suma el Plan Junio 0KM, que se extendió a julio, para amortiguar el desplome en las ventas de autos, con un costo fiscal anunciado de $ 1000 millones. Pero el de mayorimpacto vuelve a ser el impulso al crédito. Cuánto será el monto inyectado por el Ahora 12 va a depender de la confianza de los consumidores y cuánto están dispuestos a consumir en bienes durables o en textiles. En el Estudio Broda lo calcularon en $ 29.000 millones.

Sobre el congelamiento y aplanamiento de las tarifas (con el diferimiento del pago en el caso del gas), va a depender del tipo de cambio y de lo que dé el índice de precios mayoristas a lo largo de estos meses. En el Estudio Broda lo calculan en $ 100 mil millones. Pero ahí ya habían estimado que en los créditos ANSeS se inyectarían $ 29.000 millones, cuando los números muestran que ya son el doble, $ 60.000 millones. Es posible entonces que las cifras al final sean aún mayores. En cualquier caso, serán menores que lo que se acumula en los intereses de los bonos que emite el Estado, como se indica en otra nota que se publica hoy mismo en AgendAR.

A 32 días de las PASO, la esperanza oficialista reposa en que estos planes de estímulo causen su efecto, sumados a la tranquilidad en el mercado de cambios, que pone menor presión a la inflación. La pregunta clave es si alcanzarán para cambiar el mal clima que provocaron la recesión y el desempleo. Y además, que ese cambio llegue antes de las consecuencias de este vuelco de dinero al consumo. Porque aunque no hay una relación lineal entre el aumento de la base monetaria y los precios… tarde o temprano se van a reflejar ahí.