El lado B de los descuentos para 0 km: benefician a los autos importados de Brasil

    El plan «Junio 0km» y su continuación durante el mes de julio -el gobierno decidió destinar otros $ 1.000 millones para subsidiar la compra de autos 0 km- está trayendo algo de alivio para el sector automotor.

    A las bonificaciones que aporta el Gobierno, las marcas suman su propio «menú» de descuentos. Las rebajas en general van de los $ 50.000 a los $ 90.000, pero hay casos en los que llegan a sobrepasar los $ 150.000, en las unidades más caras.

    A poco de cumplirse dos meses de la implementación del plan oficial, hay dos diagnósticos: el primero es muy positivo y tiene que ver con que, poco a poco, los patentamientos vienen recuperándose. Según el presidente de la Asociación de Concesionarios de Automotores (ACARA), Ricardo Salomé, el plan oficial, con apoyo de las marcas, generó una «gran proactividad».

    Informa que se registró un incremento del 60,7% en el patentamiento de vehículos comprendidos en el plan durante los primeros 18 días de este mes, respecto del mismo período de junio.

    Pero la segunda conclusión no es tan positiva: los autos importados –principalmente los brasileños- son los que vienen arrasando en ventas, dejando muy rezagados a los de producción nacional.

    Esto tiene que ver con el tipo de modelos que se produce en el mercado local y los que se compran a otros fabricantes, una política de larga data en la historia del Mercosur. Esta determinó que Brasil se especializara en los vehículos más masivos –y de mayores ventas- y la Argentina en los sedanes medianos –ahora en plena retirada por cambios en el mercado- y en pick ups, lo que explica un menor volumen de patentamientos.