La situación de la Comisión Nacional de Energía Atómica

Frente al frenado de la construcción del CAREM, y de otros proyectos claves del programa nuclear argentino, el siguiente texto pone esos problemas en contexto de la situación en la entidad central del sistema:

El recorte en el sector nuclear es total. Sòlo este año el presupuesto destinado para la Comision Nacional de Energia Atómica se incrementò en un 6%, muy por debajo de la inflaciòn oficial del 47,6% y de las necesidades del organismo.

“El vaciamiento de proyectos, presupuesto y políticas energéticas para el desarrollo del sector y la agobiante situación salarial es brutal y absoluta. Hay equipamiento parado por falta de personal o de insumos, proyectos detenidos por la total incertidumbre en la perspectiva del sector como son los de medicina nuclear, el desarrollo de ciencias básicas y tecnología aplicada alrededor de las centrales y reactores nucleares”

Los empleados en el organismo recibieron este año un aumento salarial de tan solo 18% con sueldos que rondan entre los 17mil y 35mil pesos.

“La situación de los trabajadores es crítica, tenemos salarios de miseria y son los más bajos del sector nuclear. La mitad estamos por debajo de la canasta básica y no superamos la línea de pobreza. Para referencia, un becario que ingresa con título de técnico está ganando 17mil pesos. Tenemos compañeros que para llegar a fin de mes complementan su salario con changas en Rappi o Uber”, denuncia una delegada del personal.

El sector nuclear argentino se integra en un conjunto de organismos estatales, empresas públicas, mixtas y privadas en un ecosistema mixto. La CNEA es sólo un engranaje, pero que arrastra al resto en una cadena de proveedoras de componentes para la industria nuclear clave para poder mantener un desarrollo autónomo y soberano en el área.