Quilmes prueba nuevos negocios: se lanza al mercado del vino

La cervecera Quilmes ya da pelea también en el mercado del vino: acaba de lanzar dos botellas para consumo individual, un tinto y un blanco, como prueba piloto para ingresar en este negocio. Bajo la marca Root, presentó dos exponentes en botellas de 375 ml, que comenzó a comercializar a $ 100 días atrás en supermercados y autoservicios de la ciudad de Buenos Aires, pero con los que analiza también llegar, a futuro, a bares y restaurantes con una propuesta de vino tirado, similar a la cerveza tirada que ya ofrece.

«Trabajamos para innovar, para ofrecerle diferentes opciones al consumidor; vendemos no sólo cervezas, sino también otras bebidas con alcohol, aguas, gaseosas y aguas saborizadas. Y ahora sumamos al vino. Siempre buscamos nuevas oportunidades en el negocio de bebidas. Contamos con un área independiente destinado a buscar estas oportunidades; de ese área surgió, por ejemplo, Cra Society o la aceleradora de start ups Eklos», explicaron desde la compañía, que además de cervezas de varias marcas embotella las líneas de gaseosas de Pepsi, distribuye Red Bull y cuenta con un joint venture con Nestlé para la líneas de aguas, saborizadas y jugos.

Los vinos, un blend Malbec/Syrah y un Chenin, se venden en botellas de 375 ml, que equivalen a dos copas, con tapa a rosca. «Vimos una oportunidad en el consumo personal de vino, en ámbitos más descontracturados, al aire libre, en la pileta o en el hogar, al atardecer o a la anoche. La propuesta de la marca es: disfrutá, no te estreses con las formas, desenroscate», explicaron desde la empresa controlada por el grupo AB InBev.

El vino es elaborado a través de un tercero como socio, el grupo suizo Origin Wines, propietario de Mendoza Vineyards y, desde agosto de 2017, de Finca La Anita, en esa provincia. Además, es distribuido por otra compañía, Conyntra Fine Food, que importa y vende productos gourmet, como De Cecco, Lavazza, Nature Valley, Häagen Dazs o Nissin, entre otros. «Es un proyecto piloto de seis meses para probar el mercado; lanzamos sólo 87.000 botellas en apenas en 400 puntos de venta en Buenos Aires. Quilmes, por ejemplo, llega a 300.000 puntos en todo el país. Si funciona bien, se estudiará cómo continúa y si se amplía el proyecto», explicaron. A este desarrollo, la empresa destinó u$s 300.000 a ventas y marketing, ya que sólo lo publicitará inicialmente en forma digital, en redes sociales.

La empresa apunta, así, al consumo individual de vino, para un público joven, con foco en un segmento etario de 25 a 40 años. Además, varias bodegas están por lanzar vinos en lata, que apuntan a un público similar: joven, con productos fáciles de beber y bajo nivel de alcohol, para momentos de consumo descontracturados e informales. De este modo, apuntan a impulsar la venta de vino, peleando por ocasión de consumo con la cerveza. Ese es el caso de Santa Julia, que está por lanzar Santa Julia Chenin Dulce Natural en lata de 355 ml; Bodegas Bianchi, que hará lo mismo con su frizzante New Age; Estancia Mendoza (de Fecovita), con Dilema Sparkly (vino gasificado en dos propuestas, rosado y blanco dulce), y el Grupo Peñaflor, que acaba de lanzar a través de su bodega Finca Las Moras su lata de Dadá 7, en dos opciones, «Sweet» (blanco dulce) y «Sweet Pink» (blanco rosado).