Denuncian irregularidades en la venta judicial de la marca de motos Zanella. Desmentidas

La empresa La Emilia, propietaria de la marca de motovehículos Motomel, sostuvo que la oferta que realizó por Zanella ante un juzgado Civil de San Luis duplica el monto propuesto por el oferente que fue finalmente aceptado. IMSA quiere pagar $ 122.355.387, mientras que La Emilia ofreció $ 245.000.000.

«La Emilia representada por el Estudio Pagano se presentó en el juzgado Civil Nº 4 de San Luis con una propuesta de compra de la marca y la continuidad de la producción en San Luis, pero el juez Agustín Ruta prefirió aceptar la oferta de IMSA», expresó en un comunicado.

Según esta denuncia, IMSA – Industria Metalúrgica Sud Americana- quiere pagar U$S 1.942.149 (en pesos: 122.355.387), mientras que La Emilia ofreció $ 245.000.000.

«La propuesta de Motomel fue de más del doble de lo valuado por las empresas que hicieron la valuación de la marca. Este plan significaba un beneficio de la masa concursal, de los trabajadores y para la provincia porque incluía un contrato de locación de la planta de Zanella en San Luis para continuar con la producción«, reseñó.

El escrito presentado el viernes por Motomel, alertó que se encontró con una curiosa valuación «muy por debajo del valor de mercado, de una sociedad a la que el juez de San Luis le estaría cediendo esa valiosa marca en detrimento de los trabajadores de Zanella».

«Hay un manejo absolutamente discrecional y arbitrario que el Juez ha demostrado», aseveró el comunicado de La Emilia, al resaltar que Motomel pide participar en el proceso concursal como «legítimos interesados en adquirir las marcas comerciales de la concursada, ofreciendo mejorar cualquier oferta, al ser participantes principales del mismo mercado de la concursada»

Motomel planeaba fabricar distintos modelos, en especial aquellos que representan a una de las tres principales empresas a nivel mundial como la japonesa Suzuki.

La firma apeló la decisión del juez al considerar que el precio es un «valor bajo tasado mañosamente» y que está dispuesta a mejorar sustancialmente esa oferta, al cuestionar que el juez haya dejado «de lado una propuesta mayor que hubiera permitido mantener activa la planta» de San Luis.

«Es curiosamente llamativo, -finalizó el comunicado- como se está autorizando la venta del activo más valioso de la empresa a un valor excesivamente bajo. De esta forma, todos los trabajadores, acreedores concursales y post concursales estarían siendo gravemente perjudicados porque se esta «vaciando» a la empresa».

Por otro lado, a empresa de motocicletas Zanella Hnos. y Cia. S.A.C.I.F.I. salió a desmentir ayer las denuncias de supuestas «irregularidades» en la venta judicial de la marca, y aclaró que nunca recibió una propuesta de compra de su competidora La Emilia S.A.

También afirma en un comunicado que «Zanella posee la administración de sus bienes y el poder de acordar condiciones de venta.

Si hubo o no oferta mayor, puede estar en discusión, si no hay pruebas fehacientes. Pero hay dos puntos de fácil comprobación: 1) si La Emilia sigue interesada en pagar mas que el otro oferente; y 2), si Zanella o el juzgado están en condiciones jurídicas de vender la marca. Esperemos tener prontas respuestas.