Desarrollan en el INTI una funda para iPad con pantalla de tinta electrónica

Cualquiera que haya visto por unos segundos la pantalla de un libro digital o «e-reader» habrá notado la diferencia con una Tablet. Y no es solo de tecnología sino que éste dispositivo mantiene diferencias profundas con las pantallas sus «primos» digitales, sean tabletas o Smartphones. La principal es que muestran información de forma muy legible, desde una pantalla que parece opaca pero que -aun a plena luz del Sol- se ve muy claramente.

Además sus usuarios destacan que son muy «amigables» ya que -tras varias horas de lectura- no «cansan» la vista como sus equivalentes de tecnología LED u OLED. Finalmente, su consumo energético es tan bajo que su autonomía se mide en semanas sin necesidad de recargar el dispositivo. Gracias a estas características, aunque originalmente se focalizaron en e-books, en los últimos tiempos están apareciendo nuevas aplicaciones y dispositivos innovadores tanto para uso hogareño como para aplicaciones comerciales e industriales.

Un ejemplo de estas nuevas opciones es el dispositivo que desarrolló un equipo de ingenieros electrónicos del INTI, en conjunto con la empresa local EnyeTech: el Bomshell, una «funda» para iPad, pero que, además de protegerlo, potencia su función como e-reader, anotador y teclado.

«Se trata de un protector que tiene una pantalla táctil de 7,8 pulgadas, con un espesor de 5,5 milímetros, y trae su batería recargable que le da una semana de autonomía», dijo Horacio Acerbo, cofundador de la compañía EnyeTech, que se acercó al INTI buscando desarrollar su idea. Y agregó: «con esto se puede tener una experiencia de lectura similar a la de un libro de papel ya que tanto los textos como las imágenes se ven nítidos desde cualquier ángulo de visión, incluso aunque esté a pleno rayo del Sol», explicó. Lo original es que muestra información pero sin consumir la batería de la Tablet.

Pantalla alternativa. «La tinta digital» es una tecnología alternativa a las pantallas tradicionales (OLED o LED) y es una solución ideal para los dispositivos de lectura, por el bajísimo consumo que tienen», explicó a Noelia Scotti, ingeniera electrónica y experta en diseño de hardware del Centro de Micro y Nanoelectrónica (CMNB) del INTI. «Pero en los últimos tiempos esta opción se fue abaratando y también aparecieron de mayor tamaño. Eso abre opciones para de nuevos usos desde relojes pulsera inteligentes, a menues de un restaurante o cartelería digital para señalética e, incluso, pantallas publicitarias para vía pública».

La explicación de estas ideas se apoya en su consumo. «Solo gastan electricidad cuando «cambia» la información de la pantalla, por ejemplo, al «dar vuelta» la página de un libro digital. Esa característica alarga su autonomía y simplifica el mantenimiento», detalló la experta.

Según el ingeniero Alex Lozano, Director Adjunto del CMNB, en el INTI, ejemplos como el desarrollo local de la idea de «Bombshell» muestran que Argentina tiene una importante oportunidad de negocios en el diseño y puesta a punto de nuevos equipos electrónicos. «No me parece posible competir con China en cuanto a la fabricación de estos dispositivos. Pero tenemos en Argentina destacados expertos, capaces de poner a punto nuevos conceptos, completando el desarrollo de protototipos y modelos que combinen hardware, software y firmware. Luego, una vez probados y validados, se pueden mandar esos planos a empresas chinas y fabricar los nuevos dispositivos en cantidad, a precios competitivos».

Esta manera de desarrollar ideas y soluciones pueden usarse en equipamiento médico, industrial o de uso hogareño en Argentina. Y pese a ser fabricados en otro continente, este «modelo» ofrece ventajas: «como es diseñado localmente, el producto puede ser ajustado a nuevas necesidades del cliente o las particularidades de cada mercado donde se va a ofrecer», detalló Lozano. «También es fácil implementar mejoras y ofrecer el soporte técnico o garantía en forma local. Es una excelente posibilidad de negocios, incluso para exportar».

Desde relojes a celulares
Hasta ahora el principal uso de estas pantallas de tinta digital fue el de lectores de e-libros, como el famoso Kindle de Amazon. Pero están surgiendo nuevas opciones. Por ejemplo, Lenovo lanzó una notebook y reemplazó el teclado tradicional con una pantalla e-ink. De esta manera se puede teclear, pero también se lo puede usar para leer un libro o tomar notas manuscritas.

Por otra parte la empresa china HiSense comenzó a ofrecer en varios mercados de oriente un modelo de Smartphone con una pantalla tradicional de un lado y una segunda pantalla de tinta electrónica en el anverso. Se pude elegir cual utilizar y la autonomía de la batería aumenta en forma significativa. También existen prototipos de «anotadores» digitales que -además- permiten navegar por Internet. En esta línea, si bien hasta ahora la tinta digital solo funciona en blanco, negro y es capaz de ofrecer 16 tonos de grises, ya hay compañías -como Pebble y Qualcomm- haciendo pruebas para poder ofrecer pantallas color con esta tecnología. Serviría, en principio, para relojes pulsera inteligentes.