Es ley la reforma impositiva de Kicillof. La oposición negoció cambios

Luego de dos semanas de negociaciones, la legislatura bonaerense aprobó la Ley Impositiva que reclamaba el gobernador Kicillof, aunque en el camino sufrió una serie de modificaciones.

La de ayer fue una jornada extenuante, que arrancó con la sanción exprés en Diputados del proyecto maquillado que giró el martes el oficialismo, y siguió con un extenso cuarto intermedio en el Senado, donde finalmente se aprobó la incorporación de cambios. La Cámara baja ratificó anoche la norma que será promulgada en las próximas horas.

Las variaciones centrales atenúan la suba en el Impuesto Inmobiliario urbano: solamente el 10% de las partidas pagará el 75% de aumento, con la posibilidad de recibir el beneficio por el pago anual al abonar como máximo un 55% más que el año anterior. Además, se logró reducir a 1,5% la alícuota de Ingresos Brutos para la fabricación de medicamentos y en 50% la de servicios portuarios establecida en el proyecto original. Además de una reducción al 1,5% de las alícuotas de Ingresos brutos para la venta minorista y para los operadores de cable.

“No es la ley que debíamos tener, porque con ella vamos a perder más de 10 mil millones de pesos”, dijo el senador del Frente de Todos Gervasio Bozzano, resumiendo el malestar que generó en el oficialismo la presión que impuso el mayoritario frente Juntos por el Cambio en el Senado, frustrando el debate inicial del proyecto.

“No estamos de acuerdo ni en dejar de aumentar la alícuota para los operadores de cables, ni para importadores y exportadores y menos aún en beneficiar a las categorías más altas de inmobiliario urbano. Pero necesitamos la ley”, subrayaron desde el entorno del gobernador.

Durante su exposición, el titular del bloque del Senado de Juntos por el Cambio, Roberto Costa, consideró que la ley original “era una desmesura, no era un impuestazo”. “Ahora está mejorada. Cedió el oficialismo y cedió la oposición para que salga la mejor ley”.

Maximiliano Abad, jefe de bloque de Juntos por el Cambio, expresó: “Somos una oposición seria que va a apoyar lo que esté bien y se va a oponer a lo que esté mal. No queremos desfinanciar al Gobierno, pero cuidamos a los bonaerenses. Por eso debo decir que nos cayeron muy mal las declaraciones del jefe de Gabinete (Carlos Bianco)”. Bianco había manifestado en su momento que se trataba de “una oposición para ricos”.

El jefe de bloque del peronismo unido recogió el guante y aseguró que “No hay que asustarse cuando se dice que defienden a un sector de la población. Hay que asumir los intereses que cada sector representa”.

Durante las exposiciones, Juntos por el Cambio aclaró uno de los puntos en conflicto relacionado con tasas para la actividad en los puertos. Dijo el diputado Santiago Passaglia “Este artículo que lo que va a conseguir es la paralización de los puertos y que va a generar pérdida de trabajo. Ya lo hizo Scioli en 2009 y luego lo tuvo que modificar. No va a pasar algo distinto si hacen lo mismo”.

Desde el oficialismo destacaron la labor de los legisladores de la oposición, pero dieron a entender que los interlocutores externos perjudicaron el desarrollo normal de un proyecto que se extendió durante dos semanas.