La empresa argentina Satellogic lanzó dos nuevos microsatélites

Tras el lanzamiento de «Sophie» y «Marie», que la compañía Satellogic realizó ayer miércoles a la madrugada. la empresa argentina -especializada en la comercialización de soluciones e imágenes satelitales- dará un nuevo paso hacia la creación de su propia red de satélites.

Si sus planes se cumplen, esta «constelación satelital» estará integrada, a fines del 2021, por noventa microsatélites que -trabajando en equipo- serán capaces de cartografiar toda la superficie terrestre en menos de una semana.

«Con estos dos módulos tendremos ya una constelación de diez satélites en funcionamiento operando desde una órbita baja, a alrededor de 500 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Y para el resto del año tenemos planificado el lanzamiento de otros catorce satélites», adelantó Emiliano Kargieman, CEO y fundador de Satellogic. Según Kargieman, el objetivo de la empresa en el largo plazo «es armar una red integrada por alrededor de 300 satélites, lo que nos permitirán obtener imágenes de alta resolución de cualquier punto ubicado sobre la superficie de la Tierra y contar con ellas prácticamente en tiempo real».

Tanto «Sophie» como «Marie» pesan alrededor de 40 kilogramos y fueron íntegramente diseñados e integrados por los ingenieros de la empresa, en una «fábrica» instalada en Montevideo, Uruguay. Cada equipo que llega a su órbita espacial definitiva cuenta con varios instrumentos de observación tales como una cámara multiespectral de un metro de resolución y una cámara hiperespectral de 30 metros de resolución, además de todo los necesario para hacer la transmisión de telemetría y datos».

Monitoreo. Los ingenieros de la compañía combinan y procesan las imágenes actualizadas de la superficie terrestre enviadas por los satélites y luego comercializan esos datos.

¿A quienes le interesan? «A todo el mundo», detalló Kargieman. «Es información muy útil para poder hacer monitoreo de plantaciones agrícolas o de explotaciones forestales. Pero también puede usarse para revisar la infraestructura vial o para evaluar daños en la misma. Y esas imágenes se pueden emplear para mejorar el negocio de la minería o para temas de seguridad y tráfico de, por ejemplo, fronteras entre países, o control de de pesca en zonas marítimas».

También podrían emplearse para predecir, seguir y analizar diversas catástrofes ambientales. «En el caso de los incendios, como los de Australia ahora o los de Brasil, hace unos meses, las capturas de nuestros satélites sirve para hacer monitoreo y dar soporte general. Podemos aportar datos detallados tanto en el momento de evaluar el problema, como cuando las autoridades planifican como encarar la resolución del mismo. Incluso -luego del evento ambiental- la tecnología satelital es ideal para controlar los eventuales procesos de remediación», contó el experto.

Justamente, según Kargieman, «cuando fundamos la empresa una de nuestros propósitos centrales era colaborar, con datos actualizados, en la toma de decisiones que sirvan para enfrentar posibles desastres ambientales como los que causa por el cambio climático».

Según sus directivos, la compañía ya tiene varios clientes internacionales, pero todavía ninguno local. «Estamos hablando con varias empresas y gobiernos de diferentes estamentos, pero todavía no tenemos ningún acuerdo. Claro que, por la geografía y la economía de nuestro país, sería muy útil para Argentina disponer de este tipo de servicios satelitales».

Nombres y homenajes
Los satélites llegaron a su órbita programada en la cabeza de un vector chino: el cohete bautizado «Larga Marcha II». «Pero siempre estamos analizando otros proveedores posibles de este «viaje al espacio», con empresas como Space X o lanzadores rusos».

Los dos dispositivos a punto de ser lanzados llevan nombres con historia: ambos fueron bautizados para honrar a Sophie Germain, matemática y física y Marie Curie, física y química. De hecho, Satellogic está en pleno desarrollo de una «tradición» para homenajear -con sus dispositivos- a mujeres importante que quedaron en la historia de la ciencia. Así, en 2018 envió al espacio a los satélites «Ada» y «Maryam», equipos que fueron nombrados en recuerdo de dos matemáticas: Ada Lovelace y Maryam Mirzakhani. (Por Enrique Garabetyan)