Kicillof plantea una reestructuración general de la deuda bonaerense

La negociación de los vencimientos de deuda que lleva adelante el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, es un primer paso -según informa el periodista Gabriel Sued- para una reestructuración general de las obligaciones externas que tiene el distrito.

El proceso de renegociación general de la deuda bonaerense avanzará después de que finalice la reestructuración de la deuda de la Nación, como un proceso independiente del que lleva adelante el ministro de Economía, Martín Guzmán, pero coordinado con los ejes trazados por el gobierno de Alberto Fernández, confirmaron en el entorno del gobernador.

«Estamos buscando la sostenibilidad de la deuda, no podemos atacar vencimiento por vencimiento», dijeron fuentes cercanas al gobernador, y detallaron que la postergación de los vencimientos de capital del bono BP21 hasta el 1° de mayo es una forma de ganar tiempo para alinear a la provincia con el proceso de reestructuración del gobierno nacional.

Esto significa que, al margen de lo que pase con la negociación de los bonos que vence el viernes, el gobierno provincial avanzará en una reestructuración de todos los vencimientos de capital de deuda en dólares. Solo en 2020, la provincia enfrenta obligaciones por 2.700 millones de dólares. En cuatro años de mandato de Kicillof los vencimientos suman 9.000 millones, de una deuda total de 12.000 millones de dólares.

En vistas al vencimiento de los bonos BP21, por un monto de 250 millones de dólares, el gobierno provincial dispuso ayer un mejoramiento de la oferta. Anunció que los tenedores que acepten la propuesta podrán cobrar por anticipado los intereses a vencer hasta el 1° de mayo, cuando se ofreció pagar el monto de capital que vence este mes.

«Los bonistas recibirían con anterioridad a su devengamiento, el pago del interés que en la propuesta inicial, y en condiciones normales, hubiesen recibido una vez efectivamente devengado. Tratándose de un instrumento que devenga interés al 10,875%, por cada US$ 1000 de capital diferido, de ser aprobada la modificación los bonistas recibirían antes de la fecha límite indicado, aproximadamente US$ 28,70», dice el comunicado del gobierno provincial.

«Esta enmienda a la propuesta inicial tiene efecto inmediato y los tenedores de los bonos 2021 tienen plazo hasta las 13 horas de Buenos Aires del 31 de enero de 2020 para pronunciarse en favor de la modificación propuesta».

Vale la pena recordar que el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, ya había dicho que las estrategias nacional y provincial estaban coordinadas. Guzmán señaló en Nueva York que el gobernador de Buenos Aires había conseguido hasta el viernes pasado la aceptación de los acreedores hasta un 26 % del total de la deuda a postergar.

Debe tomarse también en cuenta que bajo los términos del bono BP21, la Provincia cuenta con un período de gracia adicional de 10 días para el pago de capital y de 30 días adicionales para el pago de intereses, sin incurrir en una causal de incumplimiento”. Así, el gobernador Kicillof cuenta con un plazo hasta 5/2 para hacer efectivo el pago sin caer en “default”.