Una fundación local subsidiará cinco investigaciones sobre enfermedades infecciosas

La Fundación Bunge y Born seleccionó cinco proyectos que contribuyen al diagnóstico, prevención y/o tratamiento de enfermedades infecciosas, los ganadores de un concurso por subsidios, informaron voceros de la institución.

Las investigaciones harán foco en estudiar la efectividad de la vacuna utilizada en Argentina contra los rotavirus; estudiar el virus de la Hepatitis E en pacientes con hepatopatías crónicas e inmunosuprimidos; desarrollar dispositivos para la detección rápida del Chagas; investigar la prevalencia de infección por los virus HIV, Hepatitis B y C, además de por el Treponema pallidum de la sífilis, en grupos poblacionales vulnerables a estas enfermedades. Por último, se financia la implementación de nuevas tecnologías para el estudio del microbioma intestinal en pacientes pediátricos.

El desarrollo de estos proyectos contribuirá al diagnóstico, prevención y/o tratamiento de enfermedades infecciosas a través de modelos de intervención efectivos, pasibles de ser escalados a las políticas públicas.

Los ganadores del subsidio de hasta tres millones de pesos son investigadores argentinos y argentinas que se desempeñan en instituciones sin fines de lucro tales como centros asistenciales, universidades y centros de investigación. Los proyectos tendrán una duración de hasta 24 meses.

Alejandro Castello, doctor en Ciencias Básicas y Aplicadas, por la Universidad Nacional de Quilmes, coordinará el proyecto para evaluar la efectividad de la vacuna monovalente contra rotavirus en poblaciones de distintos medios socio-económicos de Buenos Aires.

Andrea María Mercedes Mangano, doctora en Microbiología por la Universidad de Buenos Aires, es una de las ganadoras del concurso con su proyecto “Implementación de nuevas tecnologías para el estudio del microbioma intestinal en pacientes pediátricos, trasplantados de médula ósea y receptores de trasplante de microbiota fecal”.

Por su parte, María Belén Pisano, doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional de Córdoba, estudiará la infección por el virus de Hep-B en pacientes con hepatopatías crónicas e inmunosuprimidos (receptores de trasplantes y HIV+), y comparará los resultados con los de individuos sanos inmunocompetentes.

En tanto, el proyecto de Horacio Salomón, doctor en Bioquímica por la Universidad de Buenos Aires, estudiará la prevalencia de infección por HIV, Hep-B, Hep-C y sífilis en distintos grupos poblacionales vulnerables del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). La idea es mapear las características sociodemográficas, de salud y de riesgos relacionados a la transmisión.

Por último, Federico Schaumburg, doctor en Ingeniería por la Universidad Nacional del Litoral, tendrá a su cargo el desarrollo de dispositivos de bajo costo, portátiles e integrados a la telefonía móvil capaces de hacer un diagnóstico bioquímico rápido de la enfermedad de Chagas en poblaciones vulnerables.