Martín Guzmás y Matías Kulfas «Medidas decisivas»

Ambos ministros expusieron durante 20 minutos, hace media hora. Si se los perdió, recomendamos que los escuche aquí

Este es el resumen:

«#COVID-19: Medidas económicas para proteger la producción, el trabajo y el abastecimiento

📌 Se eximirá el pago de contribuciones patronales a los sectores afectados de forma crítica por la emergencia.

📌 Se ampliará el Programa de Recuperación Productiva (REPRO) para garantizar el empleo de aquellos que trabajan en empresas afectadas por la emergencia sanitaria.

📌 Se reforzará el seguro de desempleo.

📌 Se otorgará un pago extra de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y Asignación Universal por Embarazo (AUE) por $3100. Y se postergará el pago de las deudas de abril y mayo con ANSES de AUH y jubilados.

📌 Los jubilados y pensionados que perciben el haber mínimo recibirán por única vez un bono de $3.000. Aquellos que estén por debajo de $18.892 cobrarán la diferencia entre su haber y este monto.

📌 Se fortalecerá la provisión de alimentos en comedores comunitarios y espacios de contención de sectores vulnerables.

📌 Se aumentará 40% la partida presupuestaria para gastos de capital destinando $100.000 millones a obras de infraestructura, educación y turismo.

📌 El Ministerio de Vivienda relanzará el Plan Procrear para impulsar el sector de la construcción y hacer posible la compra o refacción de hogares.

📌 Se establecerán precios máximos por 30 días (prorrogables) para un conjunto de productos alimenticios, de higiene personal, medicamentos e implementos médicos. Esos precios máximos se establecieron el 6 de marzo.

📌 Los consumidores podrán conocer cuánto pagar por cada producto a través de un listado que estará disponible en los próximos días en la página web de Precios Claros (www.preciosclaros.gob.ar). Podrán denunciar incumplimientos en Defensa del Consumidor: 0800-666-1518, por correo electrónico a [email protected] o por Twitter @DNDConsumidor

📌 Se incrementarán las tareas de inspección con la incorporación de verificadores de diferentes dependencias públicas y a través de convenios con los municipios.

📌 Se solicitará a las industrias productoras de alimentos, artículos de higiene personal, medicamentos, insumos, equipamiento e implementos médicos que aumenten su producción para afrontar el crecimiento de la demanda.

📌 Se lanzará una serie de líneas de créditos blandos por unos $350.000 millones para garantizar la producción y el abastecimiento de alimentos e insumos básicos, impulsar la actividad y financiar el funcionamiento de la economía en esta coyuntura: una línea por $320.000 millones que permitirá proveer capital de trabajo a las empresas a tasas preferenciales por un plazo de 180 días con tasa de interés será 26% anual; $25.000 millones en créditos del Banco de la Nación Argentina a tasa diferencial para productores de alimentos, higiene personal y limpieza y productores de insumos médicos; $8.000 millones en financiamiento para la producción de equipamiento tecnológico para garantizar la modalidad de teletrabajo y $2.800 millones para el financiamiento de infraestructura en los parques industriales, con recursos del Ministerio de Desarrollo Productivo.

📌 Se renovará el programa Ahora 12 por un plazo de seis meses. Expansión hacia compra on-line de productos nacionales, con énfasis en PYMES.

MEDIDAS DE COMERCIO EXTERIOR

📌 Se requerirá autorización previa para la exportación de insumos y equipamiento médico que el país necesita para afrontar la pandemia.

PRODUCCIÓN DE INSUMOS MÉDICOS

📌 Programa de desarrollo y crecimiento de equipamiento médico, kits, insumos, juntos al CONICET, MinCYT, MDP, MECON y Ministerio de Salud para estimular la innovación y el crecimiento de la producción.

📌 Se acelerará el pago a reintegros a la exportación para las firmas industriales.»

Un comentario de AgendAR: Las medidas «keynesianas» -como se denomina, simplificando, a los estímulos a la producción y/o al consumo- no son herejías peligrosas, como gritan algunos mediáticos que han memorizado, mal, un par de artículos sobre economía. Son herramientas que emplean habitualmente la Reserva Federal de los EE.UU. y el Banco Central Europeo.

Pero, como eso mismo nos indica, no son una varita mágica. Ni la «expansión cuantitativa», como llaman a la emisión cuando la hacen los países poderosos, ni la rebaja de intereses logran estimular. Eso es lo que le pasó esta semana a la «Fed», y estos años al B.C.E.

El tema es complejo. Pero hay una experiencia histórica clara. El «keynesianismo» se aplicó en países democráticos con buenos resultados en circunstancias de guerra. Cuando la sociedad se enfrenta a un desafío que la disciplina y obliga a concentrar sus esfuerzos. Bueno, hoy, ya lo ha dicho el presidente de Francia «Nous sommes en guerre», «Estamos en guerra».