El regreso de los manteros en Buenos Aires

La presencia de los «manteros», de los que venden productos en la calle por fuera de regulaciones y controles, en la ciudad más rica del país, es un problema y un índice. Varios problemas, en realidad. Uno, por ejemplo, para una posible cuarentena: ¿qué puede hacerse con quienes no tienen otro medio de vida?. Y un índice que muestra el porcentaje de la economía «en negro» en nuestro país.

Este mes de febrero la venta ilegal​ en la Ciudad de Buenos Aires bajó un 4,5% con respecto a enero, un mes en que generalmente hay menos manteros en la calle por las vacaciones. Ese es el vaso medio lleno. Pero la mitad medio vacía alarma a los comerciantes: indica que la cantidad de puestos irregulares aumentó un 54,7% en comparación a febrero del año pasado.

El dato surge del último informe de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), cuyo Observatorio releva todos los meses diez calles, avenidas y peatonales y siete estaciones y parques porteños.

En total, se encontraron 870 puestos ilegales repartidos en 39 calles, avenidas y peatonales de la Ciudad. Se suman otros 289 ubicados en las principales estaciones, en el Parque Rivadavia y en Plaza de Mayo.

La arteria más invadida por puestos y mantas de vendedores informales es la avenida Avellaneda, donde contaron 430 stands. Sola, concentra casi la mitad (49,4%) del total de puestos detectados en avenidas y calles. En esa avenida están las dos cuadras con más stands ilegales: al 2900 contabilizaron 238 y al 3000, otros 102. También está la cuarta cuadra más complicada, al 3100, con 71 puestos.

La mayoría de los puestos ofrecen indumentaria y calzado, generalmente de marcas falsificadas.

La segunda avenida con más puestos ilegales es Pueyrredón, con 171, que representan el 19,6%. No es casual que se allí donde está la tercera cuadra más afectada, al 200, con 73 stands. Más lejos están las avenidas Rivadavia, con 71 puestos, y Corrientes, con 70. Aunque si se recorren las transversales a la altura de Once, hay 69 puestos más.

Aunque tienen menos puestos estáticos, volvieron las denuncias por manteros en Once
En la Cámara explican que las diez cuadras más afectadas por la venta ilegal concentran al 78% de los puestos ubicados en calles avenidas y peatonales. Y que a su vez representan el 25,6% de las cuadras afectadas. Estos porcentajes, subrayan en la CAC, demuestran que «controlando una pequeña porción de territorio se lograría una reducción significativa de esta actividad ilegal».

De hecho, entre 2015 y 2016, hubo varios operativos de desalojo en la avenida Avellaneda. También hubo allanamientos en depósitos y decomisos de mercadería. Por un tiempo, los manteros desaparecieron. Pero cuando se fue la vigilancia policial, regresaron.

La quinta cuadra con más manteros es en la calle Perú, entre Rivadavia e Hipólito Yrigoyen, con 44. Aunque en este caso hubo una disputa que ya fue resuelta por la Justicia. En esa ubicación funciona una feria de artesanos desde 2002. Y en 2012, tras algunos intentos de desalojo, los puesteros se presentaron a la Justicia reclamando por su derecho al trabajo. Además, todos acreditaron ser artesanos y manualistas, es decir que hacen artesanalmente los objetos que venden. En estos días, la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo avaló su continuidad. Así que, técnicamente, ya no se trata de puestos ilegales.

¿Qué es lo que más se oferta en los puestos ilegales? Por lejos, artículos de indumentaria y calzado. El 52,6% de los manteros los ofrecen. En segundo lugar está la venta de alimentos y bebidas, con el 23,2% del total. Estos rubros están especialmente presentes en la estación Constitución y sus alrededores y en la avenida Avellaneda.

El informe de la CAC también advierte que la cantidad de casos de piratería aumentó un 73,6% respecto a febrero de 2019. Se detectaron 335 casos, la mayoría en la avenida Avellaneda. Las marcas más falsificadas dentro de la categoría de indumentaria y calzado son Nike y Adidas.