China empezó a usar esta semana una nueva moneda digital ¿Debe preocuparse el dólar?

China comenzará a ensayar el uso de su nueva moneda digital en cuatro ciudades importantes a partir de mañana lunes 4 de mayo, según los medios nacionales.

«En los últimos meses, el banco central de China ha intensificado su desarrollo del e-RMB, el «renminbi electrónico» que se convertirá en la primera moneda digital operada por una gran economía.

Según los informes, han comenzado las pruebas en varias ciudades, incluidas Shenzhen, Suzhou, Chengdu, así como en una nueva área al sur de Beijing, Xiong’an, y áreas que albergarán algunos de los eventos para los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022.

El medio de comunicación estatal China Daily dijo que había sido formalmente adoptado en los sistemas monetarios de las ciudades, con algunos empleados del gobierno y servidores públicos para recibir sus salarios en la moneda digital a partir de mayo.

Sina News dijo que la moneda se usaría para subsidiar el transporte en Suzhou, y en Xiong’an la evaluación se centrará principalmente en alimentos y venta minorista.

Una captura de pantalla supuestamente de la aplicación requerida para almacenar y usar la moneda digital ha estado circulando desde mediados de abril.

Algunos informes también afirman que empresas como McDonald’s y Starbucks han acordado ser parte del ensayo. Sin embargo, en un comunicado Starbucks ha dicho que no era un participante. McDonald’s no ha hecho comentarios.

Las plataformas de pago digital ya están muy extendidas en China, a saber, Alipay, propiedad de Ant Financial de Alibaba, y WeChat Pay, propiedad de Tencent, pero no reemplazan la moneda existente.

Xu Yuan, profesor asociado del instituto nacional de investigación de desarrollo de la Universidad de Pekín, dijo a la cadena de televisión CCTV que debido a que las transacciones en efectivo estaban fuera de línea y los datos de transacciones de las plataformas de pago existentes estaban dispersos, el banco central no pudo monitorear el flujo de efectivo en tiempo real.

«Aunque hay pocos cambios desde la perspectiva del uso del usuario, desde la perspectiva de la supervisión del banco central, las formas futuras de finanzas, pagos, gobierno corporativo y social, etc., esto es lo más importante».

El 17 de abril, el instituto de investigación de moneda digital del Banco Popular de China, que está desarrollando el sistema, dijo que la investigación y el desarrollo de un renminbi digital estaban «avanzando de manera constante» y que el diseño de alto nivel, la investigación y el desarrollo funcional y la depuración tenían en gran parte completado, según un informe de CCTV.

Según los informes, el avance de la moneda digital fue impulsado por el anuncio de Facebook en junio de que tenía la intención de lanzar uno.

La moneda digital soberana, que estará vinculada a la moneda nacional, ha estado en desarrollo durante algunos años, pero en agosto el banco dijo que estaba «casi lista». Sin embargo, al mes siguiente, el gobernador del banco, Yi Gang, dijo que no había un calendario para la liberación.

«Una moneda digital soberana proporciona una alternativa funcional al sistema de liquidación en dólares y mitiga el impacto de cualquier sanción o amenaza de exclusión tanto a nivel de país como de empresa», dijo el informe de China Daily de la semana pasada.

«También puede facilitar la integración en los mercados de divisas que se comercializan a nivel mundial con un riesgo reducido de interrupciones de inspiración política».

Se espera que continúe una disminución en el uso de efectivo en medio de la creciente popularidad de las plataformas de pago digital y que las personas eviten el contacto físico durante la pandemia de coronavirus.»

ooooo

Como señala hoy Esteban Magnani, las criptomonedas en general son formas digitales de dinero protegidas por algún tipo de cifrado. Las más conocidas que irrumpieron en la escena en los últimos años son las que se basan en un sistema de controles llamado blockchain. Entre ellas se destaca bitcoin cuya principal característica es su control distribuido y la imposibilidad (supuesta) de que una o pocas personas la controlen.

Pese a no contar con el aval de un banco central, algunas criptomonedas lograron lo imprescindible para considerarse dinero: ser aceptadas. Su difusión y la especulación en torno a ellas plantearon un problema para los gobiernos, porque los movimientos pasan a estar en una caja negra inaccesible para cualquier control. Es por eso que en algunos países, en particular China, prohibieron recientemente su uso y el procesamiento necesario para su funcionamiento: en China tenía lugar cerca del 70% del «minado» global de bitcoin.

Las grandes corporaciones, ansiosas de ampliar sus negocios a otros sectores rentables, también pusieron el ojo en esta tecnología. Facebook en particular, propuso su propia criptomoneda, Libra , para realizar transacciones “sin fricción”. Los bancos parecieron haber aprendido la lección de las empresas cinematográficas, hoteleras, medios de comunicación y otras víctimas de la digitalización, y salieron rápidamente al cruce reclamando al gobierno más controles. Facebook no dió respuestas claras y quedó en un limbo.

Se especula, dice Magnani, que el repentino apuro de China por la implementación luego de años de amagues tiene que ver con la amenaza que representan monedas como la de Facebook: una vez que los hábitos se instalan, es muy difícil para los competidores ganar una parte del mercado. Otra razón es el terreno abierto por la cuarentena y la multiplicación de transacciones digitales.

En nuestra opinión, también debe tomarse en cuenta un elemento que está implícito en las declaraciones chinas: el uso de esta moneda electrónica haría más difícil implementar las sanciones que a veces lanza EE.UU. contra las empresas que ignoran los límites para comerciar que traza su gobierno.