Hoy se anuncia una nueva fase de cuarentena estricta, del 1° al 17 de julio

El presidente Alberto Fernández, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, después de conversaciones que se prolongaron durante varios días y en el marco del aumento de casos positivos de COVID-19 que se registran, anunciarán este mediodía el regreso a una cuarentena estricta en el Área Metropolitana, principal foco de los contagios de coronavirus.

Según se adelantó, la nueva etapa comenzará el 1° de julio y terminará el 17. En total, son 10 días hábiles, ya que hay dos fines de semana y dos días feriados. Se pretende una vuelta en Capital y Gran Buenos Aires a los primeros días de la cuarentena, la «fase 1», con algunas variantes: se mantienen la apertura de bancos y las salidas recreativas para los niños. Solo abrirán los comercios esenciales y no habrá salidas deportivas.

Las industrias ubicadas en el conurbano también quedarían exceptuadas, ya que cumplen protocolos sanitarios y de transporte específicos (su personal es trasladado en vehículos proporcionados por las empresas)

El objetivo central de la decisión es bajar la circulación de personas, esencial para intentar disminuir el nivel de contagio. La clave, según coincidieron en el encuentro que duró casi tres horas, será el férreo control sobre el transporte público, aunque no adelantaron cómo y quiénes estará autorizados a utilizar trenes, colectivos y subterráneos.

Los tres mandatarios hoy harán el anuncio -en principio, al mediodía. Fue definido en una reunión en la quinta presidencial de que también participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli; los ministros de Salud Ginés González García, Fernán Quirós y Daniel Gollán; y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzoti.

Se afirma que el mensaje que dará el Presidente, junto a Kicillof y Rodríguez Larreta, estará centrado en convencer a los habitantes de la ciudad de Buenos Aires y del Gran Buenos Aires, donde se concentra el 90% de los casos de coronavirus, de que es el «último esfuerzo» para aplanar la curva de contagios.