Gremios y empresarios piden al gobierno una «mesa tripartita», urgente

«La cita para una mesa de diálogo social, económico y productivo es imperiosa». Esa fue la síntesis del Foro de Convergencia que, a través de zoom, mantuvieron referentes empresarios y dirigentes de la CGT en un encuentro que no contó con la presencia de funcionarios de la Casa Rosada.

Desde la mañana y pasado el mediodía de ayer representantes nucleados en la Unión Industrial, Asociación de Bancos Argentinos, Cámara de Comercio, Cámara de la Construcción y la Sociedad Rural departieron con dirigentes de la central obrera encabezados por el titular cegetista Héctor Daer.

En la charla se analizó el documento elaborado por la UIA membretado como «Hacia una nueva normalidad, propuestas para la reactivación productiva«, sobre el que AgendAR informó aquí. El trabajo consta de 75 páginas, y sobre él hubo coincidencias y una franja de grises de interpretación no conflictiva.

El trazo grueso se fijó en una visión aguda que tienen tanto los empleadores como los dirigentes sindicales respecto a la Casa Rosada, de allí que privó la unidad de criterio para que el Gobierno «señale sus interlocutores válidos para el diálogo concreto tanto con empresas como con referentes gremiales».

El segundo tramo de aspiraciones del Foro, de no tener éxito en el primer ítem, es acercar propuestas puntuales sector por sector y que sean atendidas con la «seriedad necesaria» por el Gobierno.

Además de Daer estuvieron frente a sendos monitores el titular de UOCRA Gerardo Martínez y el líder de UPCN, Andrés Rodríguez.

El documento que ofreció la UIA para el análisis vía videoconferencia versa sobre el impacto mundial de la pandemia, la Argentina frente al nuevo escenario, la construcción de consensos e instituciones por vía de acuerdos para el desarrollo y las propuestas para sostener y reactivar la actividad productiva.

En el desglose del último tópico aparecen como prioridad la necesidad de fomento a nuevas inversiones y empleo, el financiamiento productivo, la recuperación de exportaciones industriales, imperiosa necesidad de inversión pública para reactivar la demanda, como también la apertura de la industria en amplia gama hacia las nuevas tecnologías.

Hay un acento especial en las urgencias para en el campo pyme / federal a la vista de lo que dejará el coronavirus en la región y el país, según lo anticiparon foros internacionales como la OIT, organismo que resaltó que América es al momento la zona más devastada en cuestión de empleo.