Se renueva el swap de monedas entre Argentina y China

En octubre de 2014, el gobierno de Cristina Kirchner negoció un «swap» o intercambio de monedas con China (su gobierno ya había negociado un primer swap en 2009). En la práctica, el swap equivale a un crédito, en este caso por un total de yuanes (moneda china) equivalente a 11 mil millones de dólares.

La diferencia con un préstamo convencional es que el monto no ingresa de una vez en la economía local, sino que el Banco Central incorporó ese monto a sus reservas en divisas, para utilizar según sus necesidades. Una vez finalizado el plazo fijado del intercambio financiero, el Central debería hacer disponible a China la suma original en yuanes y China lo haría con la suma en pesos.

Apenas asumió Mauricio Macri, en diciembre de 2015, su primer ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, reconoció la necesidad de reforzar las reservas del BCRA y anunció la decisión de ampliar este acuerdo de swap con el Banco Central de China. Y así se hizo.

Ahora, según la habitualmente bien informada periodista Natasha Niebieskikwiat, el presidente Xi Jinping ha enviado una carta a su par argentino, Alberto Fernández, donde dice: «China y la Argentina son socios estratégicos integrales», y afirma que su país apoya «firmemente los esfuerzos argentinos para salvaguardar la estabilidad y el desarrollo». Señala no tener dudas de que «la parte argentina podrá vencer las dificultades temporales y retomar el crecimiento estable, sano y sostenible».

Y en la nota informa a Fernández que «con respecto a su propuesta de renovar el Acuerdo Bilateral de Swap de Monedas y el Acuerdo Complementario, ya he dado instrucciones a los departamentos chinos pertinentes a acelerar las consultas con la parte argentina».

Según N. N., en la nota Xi habla también de otras cuestiones, entre ellas la cooperación de China con Argentina en materia de insumos para afrontar la pandemia del COVID 19.

En la última semana, se contabilizaron 36 vuelos que se hicieron a China desde Argentina para buscar 460 toneladas de materiales médicos para enfrentar el coronavirus. Fue en aviones privados y de Aerolíneas Argentinas. Según la agencia Xinhua, y a ello hay que sumarle un capítulo marítimo. Habrá cinco barcos de carga que transportarán 7 millones de insumos. Una parte del material chino sería donada y otra comprada.

En lo que hace al swap en sí, se compone de dos «lotes» por un total cercano a los 20 mil millones de dólares.

El que vence el próximo 27 de julio es de US$ 8.500 millones y está vigente desde el 27 de diciembre de 2015. El primer swap había sido negociado por la administración de Cristina Kirchner, en 2009 y renovado en 2014. El otro swap es de u$s 10.000 millones (o su equivalente en yuanes) fue firmado el 1 de diciembre de 2018 por la administración de Macri y sigue vigente hasta el 2023.

En el Banco Central de la República Argentina no harán comentarios mientras estén las negociaciones en marcha.