Ventas argentinas al mundo: China, EE.UU. y Vietnam compensan la caída con Brasil

El dato central del comercio exterior argentino en 2020 es un superávit provocado por una caída brutal de las importaciones. Las exportaciones también bajaron, algo menos, aunque se abren nuevos mercados.

Es posible que en algunos meses más, en las condiciones que ha creado la pandemia, entre los principales mercados de exportación de productos argentinos podría no estar ningún país del continente americano. Según los datos de intercambio comercial difundidos por el INDEC, en junio China se mantuvo como el principal destino y también se consolidó como el mayor socio comercial (exportaciones más importaciones) de la Argentina.

Desde principios de año Brasil vio amenazado ese lugar de privilegio que TUVO por décadas, pasando al segundo lugar, y eso hoy ya parece una tendencia difícil de revertir. Pero la novedad es el crecimiento sostenido de las exportaciones a países extrazona como Vietnam y Egipto, que cada vez con mayor frecuencia están en los primeros puestos del ránking, junto a grandes mercados regionales como Brasil y Estados Unidos.

Como Argentina importa muchos productos desde estos dos país americanos, se mantuvieron entre nuestros mayores socios comerciales. Según los datos de la balanza comercial, el mes pasado las exportaciones alcanzaron u$s 4.786 millones, un retroceso de 8,6% en relación al mismo mes de 2019. Las importaciones totalizaron u$s 3,302 millones, una caída de 20,8% interanual. La recesión provocada por la pandemia es la causa evidente.

El hecho es que se registró un saldo positivo de u$s 1.484 millones en junio, llegando en el acumulado de los primeros seis meses del año a un superávit de u$s 8097 millones. Es una buena noticia en un escenario local e internacional muy complejo, pero es necesario tener presente que ese superávit no nace del aumento de las exportaciones sion de la caída en las importaciones.

Vale recordar que en todo el 2019 el superávit comercial llegó a u$s 15.990 millones, de modo que puede esperarse que en lo que resta del año, si finalmente la pandemia cede y se vuelven a abrir los mercados, podría alcanzarse y hasta superarse esa cifra.

Las estimaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC) indican que el comercio global terminará este año con una contracción de entre 15% y 30%. En este contexto, no sorprende que el intercambio comercial argentino, esto es la suma de exportaciones e importaciones llegara en junio a u$s 8.088 millones, una caída de 14% en relación al mismo mes del año anterior.

El mayor obstáculo para el crecimiento de las exportaciones argentinas es la débil tracción de la economía brasileña, el principal destino de las exportaciones industriales, insumos y bienes intermedios. Autos, autopartes, químicos, plásticos y equipos y metalmecánica suelen embarcan rumbo al Brasil.

Por eso, el segmento de las MOI (manufacturas de origen industrial) es el que más cayó en junio, con un desplome de 45,9%, y las exportaciones de combustibles y energía, se contrajeron un 27%.En contraste, las exportaciones de productos primarios tuvieron un crecimiento interanual de 46,3% hasta totalizar los u$s 1.710 millones. Pero las manufacturas de origen agropecuario terminaron en u$s 1.979 millones, con un rojo de 8,2% frente a junio de 2019.