Argentina asume la presidencia del MERCOSUR. Fernández plantea la incorporación de Bolivia

Fernández, Bolsonaro, Abdo Benítez, Lacalle Pou

Fernández, Bolsonaro, Abdo y Lacalle, por los miembros fundadores -Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- convocaron a reforzar el Mercosur más allá de las diferencias ideológicas. La 57° Cumbre del bloque sudamericano culminó sin tensiones, anunciando la celebración de sus primeros 30 años, que se cumplirán en marzo próximo.

Los presidentes de los países miembros y los asociados del Mercosur se comprometieron ayer miércoles 16 a reforzar el proceso de integración regional en el marco del mundo post pandemia, a impulsar acuerdos comerciales justos y equitativos con otras naciones o bloques y a profundizar una alianza comercial, política y social más allá de las diferencias ideológicas que pueda haber entre los gobiernos.

Estos fueron algunos de los puntos principales que ofrecieron en sus discursos y en un comunicado conjunto los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; Brasil, Jair Bolsonaro; Paraguay, Mario Abdo Benítez; y Uruguay, Luis Alberto Lacalle Pou, países que forman parte del Mercosur y a los que se unieron los mandatarios de Bolivia, Luis Arce, y Chile, Sebastián Piñera, en calidad de estados asociados, durante la 57° Cumbre que el grupo realizó este miércoles de manera virtual.

Durante la sesión, Lacalle Pou le traspasó la presidencia temporal del bloque a Fernández, quien ejercerá este liderazgo hasta junio de 2021, un periodo en el que el Mercosur cumplirá 30 años de existencia.

A diferencia de la anterior Cumbre del Mercosur, que se realizó en julio pasado en un clima de tensión marcada por los permanentes enfrentamientos entre Fernández y Bolsonaro, y el rechazo del presidente argentino a la participación de la expresidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, en esta ocasión no hubo roce alguno entre los jefes de Estado.

Lacalle reconoció que, durante estos seis meses en que ocupó la presidencia pro tempore, la pandemia impidió alcanzar los avances deseados, pero a cambio sí se ratificó la vocación de pertenencia por parte de los países miembros.

El presidente argentino agregó que la incorporación de Bolivia como socio pleno será un enorme logro. Ese país comenzó su proceso de adhesión en 2013, y solo falta el aval del Parlamento brasileño para que termine de concretarse.

Por otra parte, Fernández recordó que el Mercosur exporta más de 1.200 millones de dólares en alimentos, y puede convertirse en un actor central en el mundo post pandemia. Para ello, apostó a los acuerdos comerciales internacionales, pero con cautela, preservando las economías locales para no firmar acuerdos con cargas imposibles de cumplir.

Bolsonaro se mostró inusualmente conciliador e incluso convocó a defender la democracia.

Explicó que la crisis sanitaria sin precedentes a escala global demostró la capacidad de resiliencia y perseverancia del Mercosur, porque a pesar de todo se mantuvo activo y avanzó en temas relevantes como las negociaciones de acuerdos comerciales y la revisión de tarifas comunes.

«Las diferencias entre nuestros gobiernos no deben poner en riesgo nuestra agenda común, actuamos con flexibilidad y pragmatismo para que los puntos de convergencia prevalecieran sobre nuestras diferencias».

En este mundo en constante cambio, agregó, la capacidad de adaptación del Mercosur será fundamental para sostener un papel relevante en el escenario internacional.

El tema de las vacunas

Al igual que sus colegas, Abdo Benítez convocó a mantenerse unidos para enfrentar el proceso de reactivación económica post Covid. «Nos tiene que encontrar juntos, coordinados y sobre todo firmes en seguir fortaleciendo al Mercosur como una herramienta de desarrollo».

Como ejemplo, habló de la necesidad de una coordinación regional para acceder y distribuir las vacunas contra el coronavirus.

Recordó, además, que las relaciones en el Mercosur son entre naciones no entre presidentes. «Respetando la pluralidad, entendiendo que las diferencias de pensamiento  e ideológicas deben enriquecer el gran debate regional, pero no impedir trazar un respeto común, seamos constructores de más puentes de unión y no de murallas que dividan. Tengamos una mirada pragmática, respetando las diferencias», dijo.

El presidente de Bolivia, Arce, también se refirió a las vacunas al advertir la necesidad de que haya un acceso oportuno y equitativo, y agradecer la solidaridad que ha recibido del gobierno argentino en ese sentido.
.
En el inicio de su discurso, celebró que Bolivia participara en esta Cumbre luego de recuperar su institucionalidad democrática. Lamentó, sin embargo, el retroceso que significó el gobierno de Áñez, ya que vulneró el estado de derecho al perseguir y criminalizar a los movimientos sociales y provocar muertos, heridos, encarcelados, perseguidos, asilados y exiliados.
.
El presidente de Chile, Piñera, por su parte, hizo un llamado a revivir el acuerdo que la Alianza del Pacífico y el Mercosur firmaron en julio de 2018 en la ciudad mexicana de Puerto Vallarta y que hasta ahora no tuvo resultados concretos.