2020, mal año para la industria automotriz. Pero en Argentina creció 54% el patentamiento de autos eléctricos

La cantidad de vehículos eléctricos patentados en todo el país durante 2020 creció 53,9% interanual, al sumar 2.833 unidades, informó  la Asociación de Concesionarios de Automotores de la Argentina (ACARA).

Los modelos eléctricos más patentados fueron el Toyota Corolla, el Toyota RAV 4 (ambos con el 67% del total) seguidos muy de lejos por el Ford Kuga (poco más del 8% del mercado).

Esto, en un año en que l producción de autos nacionales tuvo una caída del 18,3%. Sin embargo, hay que tener claro que los autos eléctricos son todavía una porción muy menor del mercado.

ACARA destaca que la Argentina tiene proyectos de ley en agenda desde hace tiempo para promover la utilización de vehículos eléctricos y sistemas de movilidad sostenibles. Pero esas iniciativas «no avanzan por múltiples motivos».

Sin embargo, están vigentes decretos que benefician la importación de este tipo de vehículos (331/2017 y 230/2019) los que otorgan aranceles preferenciales para la importación. Estos decretos reducen la alícuota al 5% para los híbridos (HEV/PHEV) y 2% para los eléctricos puros (BEV). Pero dado que todos los vehículos eléctricos que se ofrecen en el país son producidos fuera del Mercosur, el arancel extrazona aplicable sería del 35%.

Según ACARA, uno de los mayores desafíos de esta tecnología en la región es el que representa la propia geografía de los países: Brasil, Argentina y México tienen mayores dificultades que Uruguay, Costa Rica o Ecuador a la hora de diseñar los llamados «corredores eléctricos», por obvias razones de distancia.

Por otra parte, ACARA considera clave (y tiene razón) la matriz energética de cada país. Para algunos como Chile (carbón), Argentina o Perú (gas natural), la electrificación del parque vehicular implica también un desafío extra para aumentar la participación de energías renovables en la matriz.

«Sin eso, sólo se produciría un desplazamiento de emisiones del sector transporte al de generación eléctrica», alertó.

Lo fundamental es el desafío de los países que hoy tienen industria automotriz nacional, como México, Brasil y Argentina, ya que deben encontrar la forma de armonizar el desarrollo de políticas de electromovilidad con un modelo industrial de producción local.