Llegó la tercera misión a Marte en este febrero. Y la más compleja

Este mes de febrero 2021 está señalado por algo especial, diferente de la pandemia y las vacunas que concentran la atención y los esfuerzos el mundo desde hace más de un año.

Tres misiones espaciales, lanzadas desde el planeta Tierra, llegan en febrero al planeta rojo. No en son de conquista -no por ahora, al menos- sino de conocimiento: Ya están en órbita marciana Al Amal («Esperanza») de los Emiratos Árabes Unidos; Tianwen-1 (‘Preguntas al Cielo») de la República Popular China. Y hoy debe llegar, y descender, Perseverance («Perseverancia») de los Estados Unidos.

Este rover -vehículo explorador no tripulado- de la NASA se acerca a su descenso final a la superficie. Perseverance, el vehículo más grande que jamás haya intentado «amartizar» en el Planeta Rojo, debe descender hoy 18 de febrero.

«Amartizar» es difícil: alrededor del 60% de las misiones que lo han intentado hasta la fecha han fracasado. Perseverance tendrá una secuencia de aterrizaje similar a la del rover Curiosity, que llegó con éxito en 2012, con un escudo térmico y un paracaídas que lo ralentizará de unos 20.000 kilómetros por hora a menos de 4 kilómetros por hora antes de que una «grúa aérea» baje el vehículo suavemente. al suelo.

Perseverance descenderá en el cráter Jezero, que se cree es el lecho de un lago seco, pero no sabemos el lugar exacto. «Una vez que llegas a la atmósfera de Marte, el viento te golpea y hace que sea más difícil de predecir», dice Briony Horgan de la Universidad Purdue en Indiana, parte del equipo de Perseverance.

Debido a eso y al paisaje accidentado, se pensaba que Jezero era demasiado peligroso para descender, pero Perseverance tiene un nuevo sistema de navegación que tomará fotografías a medida que se acerque a la superficie y seleccionará de forma autónoma un lugar de descenso seguro.

Parte del objetivo científico de Perseverance es buscar evidencia de vida pasada en la superficie marciana. Sin embargo, incluso con sus sofisticados instrumentos científicos, es poco probable que el rover pueda confirmar signos de vida con un 100% de certeza.

«La esperanza es que encontremos pruebas muy sólidas: capas de material orgánico con capas de texturas de esterilla microbiana en una costa antigua, algo así», dice Horgan. «Pero todavía tenemos que comprobar y asegurarnos de que alguna cosa extraña no biológica no haya causado esto, y para hacer eso realmente necesitamos traer muestras a la Tierra y mirarlas en el laboratorio».

Es por eso que la otra parte de la misión es tomar muestras de polvo y rocas, empaquetarlas cuidadosamente en 43 tubos de ensayo que el rover lleva en su vientre y dejarlos en la superficie de Marte. Luego, otra misión que está actualmente planificada para 2026 los recogerá y los traerá de regreso a la Tierra.

“Si suena complicado, es porque lo es. Si suena extremo, ciertamente lo es”, dijo Lori Glaze, directora de ciencia planetaria de la NASA, en una conferencia de prensa. Pero toda esa complejidad valdrá la pena, dijo. «Esperamos que las muestras de Marte proporcionen nuevos conocimientos durante las próximas décadas a medida que las estudiemos con herramientas de laboratorio de última generación que no podríamos llevar a Marte en este momento».

Los científicos todavía estudian las rocas que las misiones Apolo trajeron de la luna entre 1969 y 1972, y estas nuevas muestras de Marte podrían proporcionar una forma similar de realizar estudios en profundidad de la superficie marciana en los laboratorios de la Tierra.

Traer las muestras también tiene otro beneficio: puede actuar como una especie de ensayo general para misiones tripuladas a Marte, lo que presumiblemente significará traer personas de regreso del Planeta Rojo después de enviarlas allí. «Perseverance es la primera etapa del primer viaje de ida y vuelta a otro planeta», dijo Wanda Peters, de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, durante una sesión informativa. Si el aterrizaje se realiza sin problemas, ese viaje de ida y vuelta estará bien encaminado.»