Investigación: el estado de ánimo de los argentinos ante el segundo año de pandemia

Investigadores de la Facultad de Psicología de la UBA realizaron una encuesta nacional sobre como varió el estado de ánimo en el 2020. Y sus previsiones para los próximos meses.
.
Doce meses pasaron de coronavirus, aislamiento y crisis con su enorme impacto en la salud de millones de personas. Con impacto en el cuerpo pero también en lo anímico. Y ahora, en el inicio del año II DP (Después de la Pandemia), una encuesta realizada por investigadores de la Facultad de Psicología de la UBA encontró que el estado de ánimo promedio para afrontar los próximos meses del 2021 es una mezcla compleja y contradictoria: va desde un 42 % de gente que dice estar “Expectante” a un 34 % que afirma estar “Esperanzada“. Pero también hay que sumar al 22 % que aseveró sentirse “Ansioso“, mientras uno de cada cinco argentinos asegura tener “Poca fuerza“.
.

Esta radiografía anímica del año pasado en crisis y de lo que se viene fue realizada por un equipo de profesionales del Observatorio de Psicología Social Aplicada de la UBA y registró las respuestas y expectativas de 3.078 personas, que habitan en los principales centros urbanos del país, durante los primeros días de este mes.

Una de las respuestas más obvias, pero muy repetida, es la que se le dio al pedido del encuestador para que el consultado elija las tres palabras que “mejor describen su estado de ánimo actual: la ganadora fue “Incertidumbre“, que fue marcada por el 46 %. La siguieron “Cansancio“, “Reflexión” y “Agotamiento“, estas tres últimas seleccionada por una de cada cuatro personas.

En estos primeros 365 días de pandemia también fueron deteriorándose mes a mes los valores que reflejan el estado “percibido” de salud mental, con una cada vez mayor expresión de emociones negativas. Sin embargo, este indicador mejoró levemente durante las últimas semanas, aunque se duda sobre la sostenibilidad de este cambio de tendencia frente a las duras noticias oficiales de las últimas horas respecto a la falta de stock de vacunas disponibles.

Otra cuestión que buscó indagar en el estado de ánimo de la gente y sus esperanzas para los próximos meses fue la siguiente: ¿Cuál fue el impacto de esta crisis en su proyecto de vida? El 60 % afirmó estar “Algo peor” o “Mucho peor” que antes de la pandemia. Y el 28 % manifestó que su expectativas de futuro se vieron afectadas negativamente. El 19 % siente que “su vida será más dura y difícil que antes”, mientras que un 9% afirmó que ve su futuro “cambiado drásticamente” y se siente “desesperanzado y con angustia respecto a cómo seguirá su vida“.

Educación

La encuesta del Observatorio de Psicología también preguntó sobre un tema clave en estos días: la educación. El 63 % calificó como “Regular“, “Mala” o “Muy mala” a la educación virtual que se instauró durante 2020. Eso seguramente explica la esperanza para que lo que resta del 2021, con una vuelta a la presencialidad pero en una combinación con la virtualidad. De hecho, apenas el 15 % de los consultados dijo que prefería que durante este año que comienza “siga con las clases exclusivamente virtuales“.

Según las conclusiones del equipo del Observatorio que dirige el doctor Gustavo González, “percibimos que la elección mayoritaria de dos palabras: “Expectante” (42 %) y “Esperanzado” (34 %) supone un posicionamiento de autoexigida prudencia, donde se asume una dosis equilibrada de ansiedad con temores al porvenir e ilusiones de buenaventura”.

En resumen, el estado emocional-cognitivo en el que estamos inmersos los argentinos al iniciar el segundo año de pandemia parece situarse en una posición equidistante entre un pesimismo inductivo -fundamentado la experiencia de los meses recientes- con un optimismo resiliente e imprescindible para seguir luchando.

Enrique Garabetyan