El Banco Central suspende a Vicentin para operar como exportadora y le reclama una deuda de u$s 140 millones

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) suspendió a la firma Vicentin para operar en el mercado de cambios y realizar pagos al exterior. También, el BCRA instruyó a la Dirección General de Aduanas a no cursar nuevos embarques de mercaderías con destino de exportación «hasta que la empresa dé cumplimiento con las obligaciones pendientes». La medida responde a una liquidación pendiente por 140 millones de dólares.

Fuentes del Central ampliaron: “En octubre de 2020 se inició una inspección sobre 415 operaciones de exportación por cerca de US$ 500 millones. “En marzo pasado terminó el proceso de verificación sobre esas exportaciones y se determinó que mantenían pendiente de liquidación cerca de US$ 140 millones en operaciones vencidas desde octubre de 2019. Vicentin debía liquidaciones por 450 millones (de dólares) y fue liquidando. Le queda todavía cerca de 140 millones”.

La sanción se activó cuando la firma dejó de liquidar. Se trata de operaciones realizadas antes del actual concurso en el que está la empresa porque después no exportó más como tal. Así, la cerealera “sólo podrá acceder para liquidar las exportaciones pendientes para regularizar su situación”.

Desde el BCRA apuntaron que se notificará al juez concursal, Fabián Lorenzini, “la totalidad de las operaciones de exportación sin liquidar a fin de que se verifique si fueron efectivamente percibidas por la firma”. “Pedimos al juez que chequee si esas operaciones que no se liquidaron qué pasó. Pueden haberlo ingresado en forma ilegal (el Central busca que se verifique si esas operaciones las cursaron por CCL, ya que en ese caso serían ilegales porque deben ingresarse por el Mercado Único Libre de Cambios) o pueden haber desviado los fondos a otra empresa”,

Vicentin está en concurso de acreedores. Tiene una deuda concursal por $ 122.375,4 millones. En su último balance, cerrado al 31 de octubre de 2020, redujo su fuerte pérdida de 2019, pero igual sigue en terreno negativo. Según el último balance, la pérdida de la compañía en 2020 fue de $15.194.153.602, por debajo de los $ 72.100.201.211 del ejercicio anterior, ajustados con la inflación.

La firma tiene alquiladas sus plantas a otros operadores que trabajan allí, por lo cual no opera directamente en la exportación. Por ello, el reclamo es anterior al concurso.

El año pasado, el BCRA ya había suspendido a Díaz & Forti, una cerealera que operaba con Vicentin, reclamando más de US$ 450 millones por liquidaciones no realizadas.