El gobierno promoverá la elaboración de contenidos audiovisuales

Alberto Fernández lanzó un plan para promover la industria de contenidos audiovisuales, con la presencia de Marcelo Tinelli, Pablo Echarri y Adrián Suar. El secretario de Medios y Comunicación Pública describe en este reportaje cómo ve el gobierno el plan Contenidos Argentinos.

El secretario de Medios y Comunicación Pública, Francisco Meritello, consideró que Contenidos Argentinos, el plan para el desarrollo de la industria local de contenidos que lanzó el lunes pasado el gobierno nacional en el marco del Consejo Económico y Social, podrá convertirse en «un motor de la economía, además de impulsar la actividad propia del sector».

«En las próximas semanas -anticipó el funcionario-, iremos haciendo anuncios de distintos proyectos y montos de inversión con empresas internacionales con las que venimos hablando y que formaron parte ayer del anuncio» en el Museo de la Casa Rosada.

Tras recordar que la industria ya cuenta con un protocolo sanitario para realizar sus actividades, Meritello se mostró confiado en que «los resultados del acuerdo sectorial podrían ser sumamente rápidos, generando inversiones del orden de los 200 a 300 millones de dólares y unos 10.000 puestos de trabajo, si no estuviéramos en el medio de la situación de pandemia en la que estamos».

En ese sentido, el secretario señaló: «Hemos planteado un esquema muy competitivo y atractivo, incluso en términos comparativos respecto a los países de la región, para impulsar con fuerza la industria de contenidos. Entendemos que en un escenario pospandémico estará todo listo para apretar el botón y comenzar».

 

-¿Qué objetivos persigue y cuáles son los alcances del acuerdo que anuncio ayer el gobierno nacional con la participación de los actores del sector?

-Francisco Meritello: Nos proponemos reinsertar a la Argentina en el mapa global de producción de contenidos, con eje en los ficcionales, que son los grandes generadores de puestos de trabajo, pero también en los publicitarios; en el software vinculado al entretenimiento, como los videojuegos; y la prestación de locaciones y servicios para producciones del exterior. Para ello establecimos una serie de mejoras para dotar de competitividad a las industrias creativas, en el marco de la Ley de la Economía del Conocimiento.

-¿En qué consisten las mejoras que propicia el Estado?

-En lo que refiere a los beneficios impositivos, que se enmarcan en la Ley de Economía del Conocimiento, el acuerdo prevé una mejora de 22 por ciento en la competitividad de la industria, ya que establece un 0 por ciento de derechos de exportación, un 70 por ciento de beneficio en aportes patronales, beneficios entre el 20 y 60 por ciento del Impuesto a las Ganancias y una agilización de la devolución del 21 por ciento del IVA. Entendemos que este conjunto de medidas vuelve a poner al país en el mapa internacional, como un destino atractivo para las producciones globales.

-¿Cuál es el aporte que harán los sindicatos?

-Ese es otro eje. El acuerdo plantea un esquema de innovación laboral de los cuatro sindicatos del sector para la producción de contenidos exportables, lo que conlleva a pensar nuevos mecanismos para ganar competitividad respecto al resto de América y el mundo.

Es un proyecto ambicioso que va a generar un circuito productivo de generación de empleo y desarrollo de industria, que además servirá para generar divisas


-¿Qué escenario plantea la pandemia en términos de oportunidades?

-Más allá de todos sus males, la pandemia hizo incrementar el consumo de los productos elaborados por la industria de contenidos, que incluye no solo a la televisión y las plataformas de streaming, sino videojuegos y publicidad. La Argentina debería ser en la región un polo indiscutible si logramos competitividad en términos fiscales y de innovaciones al interior de cada uno de los actores de la industria. Creemos que los resultados del acuerdo podrían ser sumamente rápidos, generando inversiones del orden de los 200 a 300 millones de dólares y unos 10.000 puestos de trabajo, si no estuviéramos en el medio de la situación de pandemia en la que estamos.