Una muerte por «hongo negro» -afección vinculada al covid- en Argentina

Un hombre de 35 años que había padecido recientemente covid y que estaba internado en una clínica de Lomas de Zamora se convirtió en la primera víctima del «hongo negro» en la Argentina. Hasta ahora esta afección había aparecido en la región en Uruguay y en Brasil.

Según confirmó el Centro de Micología de la Facultad de Medicina, el paciente, quien además tenía una diabetes mal tratada, falleció en la última semana de mayo por haber contraído mucormicosis, la enfermedad que ataca a algunas personas que padecen o padecieron covid-19.

La aparición de la mucormicosis, un hongo que se aloja en la cavidad nasal y se desarrolla en pacientes inmunosuprimidos, comenzó a aparecer en pacientes con cuadros críticos de coronavirus en la India y luego se propagó por otros lugares del mundo.

«La mucormicosis es una enfermedad que se produce, en general, cuando los pacientes tienen las defensas bajas, entonces el hongo tiene la capacidad de proliferar mucho más fácilmente», explicó la investigadora del Conicet y responsable del servicio de Micología del Hospital Ramos Mejía, Roxana Gabriela Vitale.

La especialista manifestó que «no se trata de una enfermedad nueva» sino que el problema se da «porque cuando el paciente está cursando la enfermedad por coronavirus en general está internado mucho tiempo en terapia intensiva, recibe tratamientos en dosis elevadas o prolongadas y todo este escenario predispone a la infección fúngica».

Asimismo, señaló que «las comorbilidades que pueden tener los pacientes, en este caso la diabetes en general no controlada, presdispone a sufrir la enfermedad» y que «se puede dar también en pacientes que tengan otras inmunosupresiones».

Sobre este punto, Vitale aclaró que «en el caso puntual de la covid-19 se vio en pacientes diabéticos, descompensados o no controlados, o pacientes que por tener covid han tenido episodios de hiperglucemia y ese escenario predispone a que el hongo prolifere».

En cuanto a los métodos de prevención, la investigadora del Conicet indicó que «este hongo tiene que ser diagnosticado a tiempo porque se disemina muy rápido, penetra adentro de los vasos y puede producir trombosis, necrosis del tejido, entonces todo eso hace que la proliferación sea tan rápida que tiene índices altos de mortalidad».

Si bien precisó que»no quiere decir que todos los pacientes se van a morir por esta enfermedad», si destacó que «debe haber un diagnóstico temprano y rápido».

«Los casos reportados en el mundo se dieron en personas cursando covid, pacientes diabéticos no controlados, a los que se le sumo la mucormicosis. El otro escenario es de pacientes que se dieron de alta pero como tuvieron una terapia prolongada con corticoides, entonces después han empezado a tener síntomas y desarrollado la enfermedad», detalló Vitale.

Por último, enumeró como síntomas visibles de esta enfermedad «la rinorrea, dolor alrededor del ojo, cefalea (dolor de cabeza) y la fiebre». «Cuando se empieza a necrosar el tejido, que por eso le dicen hongo negro, hay que sacarlo por cirugía y dar el tratamiento antifúngico correspondiente», concluyó Vitale.