Datos que indican que la «segunda ola» está bajando

El pico de la segunda ola de coronavirus Covid-19, que marcó récords de contagios, internados y muertos por esa causa en el país, comenzó a quedar atrás esta semana, luego que las principales variables de medición y seguimiento de la pandemia retrocedieran respecto a los siete días previos.

Si bien aún hay zonas y casos puntuales donde las curvas siguen en ascenso, por primera vez en seis semanas se reportaron menos muertos que la semana previa. También se revirtió la tendencia de ingresos en Unidades de Terapia Intensiva. Estas eran las dos variables que todavía no habían comenzado a descender. Hace 14 días, los contagios y la positividad de los testeos vienen a la baja y la tendencia se sostiene.

Según los datos del parte diario de la Sala de Situación Coronavirus online del Ministerio de Salud de la Nación, en los últimos siete días se registraron 3667 muertos. La semana anterior había sido la primera en la que se reportaron más de 4200 fallecidos: 4206, lo que daba un promedio diario de 601 muertos. Con los 3667 de los últimos siete días, el promedio diario bajó a 523. Esto representa una merma cercana al 13,3% con respecto a la semana anterior.

La otra variable que generó preocupación a lo largo de toda la pandemia y que hubiese significado el colapso del sistema sanitario era la de internados en las unidades de terapia intensiva, UTI. Esa suba fue la que más de cerca siguieron las autoridades sanitarias nacionales y provinciales, que buscaron evitar las imágenes de personas sin atención en cuidados críticos, como ocurrió en otros países.

Si bien los internados en terapia intensiva hoy representan más de la mitad de todos los pacientes graves del país, la ocupación de camas UTI, más allá de la dolencia que explique la internación del paciente, a nivel nacional comenzó a bajar (se ubica en el 74,6%) y lo mismo sucede en el Área Metropolitana de Buenos Aires (71%).

Según el último reporte, 7386 personas cursan la enfermedad en UTI. Este número llega tan solo cinco días después del récord desde el comienzo de la pandemia, que se dio el lunes, con 7969 camas UTI ocupadas por pacientes con Covid-19 positivo. La abrupta baja llegó luego de más de dos meses de suba continua. La baja de internados desde el pico del lunes hasta el reporte de ayer fue de 7,3%.

Por mencionar un caso de mejora en los ingresos a UTI, en la ciudad de Buenos Aires, por primera vez desde el 29 de abril, el total de pacientes con Covid-19 positivo internados en salas de terapia intensivas de hospitales públicos se ubicó por debajo de los 400 en las últimas dos jornadas: el jueves eran 388 los internados (66,8% del total de camas del sector público); y ayer eran 357, lo que representa una ocupación del 61,5% de las 580 camas que dispuso la administración porteña, que debió sumar 130 camas desde fines de abril, cuando disponía de 450 camas en los hospitales municipales.

La apertura de restaurantes con mesas al aire libre en Palermo también se dio esta semana
La apertura de restaurantes con mesas al aire libre en Palermo también se dio esta semana Foto: Alejandro Guyot

Los otros dos números que siguen en baja

Siguen en baja por tercera y cuarta semana consecutiva los nuevos contagios y la positividad de los testeos.

En los últimos siete días se registraron 147.247 casos, lo que da un promedio diario de 21.035. El promedio de la semana pasada había sido de 24.589. Es decir, se registró una baja cercana al 14,5%. De esta forma, por cuarta semana consecutiva, se revierte la tendencia de las dos semanas previas, de incremento de contagios. El pico había superado los 31.000 contagios diarios en promedio semanal.

Al analizar los testeos, el gran talón de aquiles de la estrategia nacional para enfrentar la pandemia, la positividad sigue en baja. En el arranque de la segunda ola llegó a estar en el 50% o por encima de esa cifra en algunas zonas del conurbano bonaerense.

La tendencia continua en baja a nivel general y en los últimos siete días se situó por debajo del 30% por tercera semana consecutiva, y se acerca al 20%. Si bien está muy por encima de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud, la tendencia a la baja es clave.

En la semana que pasó, según los datos oficiales se hicieron 638.428 testeos. Si se tiene en cuenta que los casos positivos reportados fueron 147.247, la positividad quedó en 23%.

Con estos resultados, a pesar de estar en la región -América Latina- donde mayor impacto tiene en la actualidad el coronavirus, la Argentina comienza a alejarse del podio global en diferentes variables.

Incluso, esta semana no está entre los primeros tres países más afectados en ninguna de las mediciones internacionales. La información se desprende del sitio WorldOMeters, que realiza un relevamiento de la pandemia a nivel mundial.

En los últimos siete días, la Argentina quedó fuera de los tres países con mayor número de contagios totales, como así también en nuevos casos por millón de habitantes. Lo mismo sucedió con el total de muertos y con la tasa de mortalidad, que mide la cantidad de fallecidos en función de la cantidad de habitantes.