El G20 aprueba el impuesto global a las multinacionales

El ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, se dirige a la prensa para dar a conocer el acuerdo.

Hace un mes publicamos en AgendAR El impuesto mínimo global a las multinacionales ¿qué significa? cuando respaldó la idea el G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Gran Bretaña). Luego fue la OCDE. Ahora, el G20. La evasión a través de «paraísos fiscales» se hará difícil.

El ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, anunció ayer que el G20 ha llegado a un acuerdo para respaldar el mecanismo de fiscalidad para multinacionales consensuado el 1 de julio por la mayoría de países que forman parte del llamado marco inclusivo de la OCDE.

«Los países del G20 aquí se han puesto de acuerdo en que quieren abordar un nuevo orden tributario internacional», dijo Scholz en declaraciones a los medios acreditados en Venecia, donde se desarrolla la reunión. Este calificó de «gran momento histórico» el acuerdo en el marco del G20 y dijo que cuando se alcanzó el consenso «se rompió en un aplauso» en la sala, porque «todo el mundo entendía que algo grande estaba pasando».

Los ministros de Finanzas y gobernadores de los bancos centrales del G20 se han reunido durante dos días en Venecia y han llegado a un acuerdo político para secundar este sistema, que tratará de evitar que las multinacionales evadan impuestos o desvíen sus beneficios a paraísos fiscales.

Este sistema se basa en dos pilares, el modo de asignar un porcentaje de los beneficios de las empresas, en particular de las digitales, a ciertas jurisdicciones para que paguen impuestos donde operan aunque no tengan presencia física; y en la aplicación de un tipo mínimo del impuesto de sociedades de, al menos, el 15% a las empresas con una facturación como poco de 750 millones de euros.

Los ministros, según afirmaron fuentes de la negociación, acordaron también lanzar un llamamiento a los países recalcitrantes, debido a que la declaración ha sido firmada hasta el momento por 131 de los 139 miembros del grupo de trabajo de la OCDE que agrupa a países avanzados y emergentes. «Estoy absolutamente seguro de que habrá un acuerdo en octubre», afirmó el ministro alemán al ser preguntado por estos países recalcitrantes, convencido del poder de arrastre que tiene el G20, que representa «el 90% del (producto interior bruto) PIB global».

Reiteramos un comentario de AgendAR: Desde el punto de vista geopolítico, se ha dicho que el gran ganador de la aplicación de un impuesto mínimo global serían los EE.UU. La mayoría de las grandes empresas tienen su origen ahí, y una norma como esa les quitaría el incentivo para trasladar sus sedes… y sus ganancias.

Pero desde un punto de vista más estratégico, es necesario tener claro que ningún Estado nacional termina triunfando en una competencia por cobrar impuestos más bajos. Es como ganar un concurso de apnea y ser enterrado con el premio.