Brasil baja aranceles para los autos europeos. Se cuestiona el proyecto industrialista del Mercosur

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil anunció ayer que llegó a un acuerdo con la Unión Europea para bajar los impuestos que pagan los autos europeos que se venden en ese país. La medida comenzará a regir a partir del 1° de enero de 2022. La Cancillería brasileña también mencionó a la Argentina, Uruguay y Paraguay como parte de ese acuerdo, pero los gobiernos de esos tres países aún no realizaron anuncios oficiales.

Para comprender los alcances de esta medida, es necesario tener claro que la industria automotriz argentina -incluyendo el sector de autopartes- está intímamente integrada con la brasileña. En la práctica, ellos y nosotros somos nuestros princiales clientes mutuos. Por eso sorprende el silencio de las autoridades argentinas. Esperemoes que ellos no estén también sorprendidos…

Los autos fabricados en Argentina, Brasil y Uruguay no pagan aranceles aduaneros cuando se intercambian entre esos países. Lo mismo ocurre para el cupo de vehículos acordado para el intercambio por el bloque del Mercosur con México y Colombia. El resto de los autos importados en la región tributan el 35% de arancel aduanero, con la sola excepción de los cupos para vehículos de energías alternativas.

Así funciona el acuerdo automotor del Mercosur, que en este 2021 cumplió 30 años de historia. Eso fue al menos hasta hoy.

Resulta también llamativo que en Brasil tampoco hasta ahora hubo una repercusión mediática adecuada a un paso que cambia las reglas de juego de la industria automotriz en la región. Los comentarios están en el orden de «Carros europeus devem ficar mais baratos com redução de impostos».

Es posible que esto se deba a que, según lo anunciado por la cancillería brasileña, los cupos de importación anuales fijados al comienzo son pequeños, en relación a las cantidades que se fabrican en ambos países. Pero esos cupos se mantendrían sólo durante 8 años. Un plazo muy breve para una reconversión industria de esta magnitud.

Esto es lo informado hasta ahora por Itamaraty, la cancillería brasileña:

Habrá una reducción de los impuestos que pagan los autos fabricados en Europa. El acuerdo con la Unión Europea comenzará a regir a partir de enero de 2022 y tendrá beneficios específicos para autos nafteros y diesel.

* Autos nafteros: A partir del 1° de enero de 2022, los autos de pasajeros europeos con motores nafteros pagarán un 17.5% de arancel aduanero en lugar del 35% habitual. Habrá un cupo anual de 32 mil unidades que compartirán con los vehículos diesel. La medida alcanzará a los “autos con motor naftero de cualquier cilindrada y hasta un máximo de seis pasajeros”. También a los “autos con motores de más de 3.0 litros de cilindrada y con capacidad para más de seis pasajeros”.

* Autos diesel: A partir del 1° de enero de 2022, los autos de pasajeros europeos con motores diesel pagarán un 17.5% de arancel aduanero en lugar del 35% habitual. Habrá un cupo anual de 32 mil unidades que compartirán con los vehículos nafteros. La medida alcanzará a los “autos con motor diesel de cilindrada mayor a 2.5 litros”, sin límite de capacidad de pasajeros.

* Otros vehículos: El cupo de 32 mil unidades anuales se aplicará durante siete años. A partir del octavo año, el cupo será libre y el arancel aduanero se reducirá a 0%. En el caso de los vehículos que no se encuadren en las categorías mencionadas, la exención impositiva se aplicará de manera gradual y se definirá año por año, de modo que el fin de los aranceles para todos los grupos se aplique de manera simultánea al completar el octavo año.

* Otros orígenes: Los autos procedentes de otros países o regiones (como Estados Unidos, Japón, Corea del Sur o China) seguirán tributando el 35% de arancel aduanero.

El anuncio de Itamaraty también habla de un cupo de importación de vehículos europeos con 17.5% de arancel aduanero para Argentina (15.500 unidades anuales), Uruguay (1.750) y Paraguay (750).