El gigante chino CATL presenta la primera generación de baterías de iones de sodio

La empresa CATL (Contemporary Amperex Tecnology), una compañía de tecnología china especializada en la fabricación de baterías de litio-ión, principal proveedor de Tesla (entre muchas otras), ha presentado hace 10 días la primera generación de sus baterías de iones de sodio, una tecnología que promete cargas del 80 % en 15 minutos, gran densidad de energía y eficiencia tanto a bajas como a altas temperaturas.

También, mostró su solución de paquete de baterías, que puede integrar celdas de iones de sodio y celdas de iones de litio en un solo paquete.

Catl

«Basada en una serie de innovaciones en el sistema químico, la primera generación de baterías de iones de sodio de CATL tiene como reclamo una alta densidad de energía, capacidad de carga rápida y buena estabilidad térmica»

Esta tecnología quiere acabar con uno de los talones de Aquiles de las baterías de coches eléctricos: el calor y el frío ambiental. En lo que no se destaca especialmente es en la densidad de energía: 160 Wh/kg. Para hacernos una idea, las baterías de los vehículos eléctricos actuales rondan los 200 a 250 Wh/kg (aunque las de Tesla están algo por encima).

Pero CATL asegura que la batería puede cargarse en 15 minutos al 80 % a temperatura ambiente.
.
Según explica el fabricante, la batería de iones de sodio tiene un principio de funcionamiento similar al de la batería de iones de litio: los iones de sodio también se desplazan entre el cátodo y el ánodo.
.
Sin embargo, en comparación con los iones de litio, los iones de sodio tienen un mayor volumen y mayores problemas en cuanto a estabilidad estructural y propiedades cinéticas de los materiales. Esto se ha convertido en un cuello de botella para la industrialización de las baterías de iones de sodio.
.

Por ello, CATL ha creado su sistema de batería AB que integra las celdas de  de iones de sodio con baterías de iones de litio en un mismo sistema.

Según CATL, ya ha comenzado el despliegue industrial de sus baterías de iones de sodio, con planes para establecer una cadena a gran escala para 2023.

Observación de AgendAR:

Probablemente estas baterías de iones de sodio sean más útiles para reemplazar a las baterías de litio puro en aplicaciones estáticas, como el almacenamiento de electricidad intermitente de fuentes eólica o solar.

Tal vez, también como fuente motriz en vehículos muy grandes (trenes, camiones, barcos), en los cuales la baja densidad energética pueda compensarse con mayor masa y volumen sin quitarle autonomía o performance al móvil. No se incendiarán tanto, no perderán tanta recarga con el frío y seguramente costarán menos al usar menos litio que las recargables de hoy. Si hay un ión abundante en este planeta, ése es el sodio.

En cualquier caso, no representan una amenaza al mercado del litio. Las políticas de «cero emisión» en Estados Unidos y la Unión Europea garantizan una altísima demanda de las baterías de litio para los próximos años.