Argentina es invitada, por China, a iniciar conversaciones para unirse formalmente a los BRICS.

La diplomacia china se está moviendo con rapidez, e inteligencia, en América del Sur. Ante el avance en las negociaciones sobre un acuerdo comercial con Uruguay, que reveló Lacalle Pou, el embajador argentino ante el gobierno de Beijing ha sido invitado a un evento de los BRICS (ver aquí), con la intención de avanzar en la incorporación de nuestro país a ese bloque.

Es necesario recordar que los BRICS, la sigla que se forma con las iniciales de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica no son un tratado de ningún tipo. Esa sigla surgió hace más de una década en el mundo financiero, como una promoción de inversiones. Con los años, se ha transformado en un símbolo de los países, hasta ahora uno por continente, que aspiran a ser potencias emergentes, y no simplemente clientes de EE.UU. o de la Unión Europea.

Claro, China ya es la Gran Potencia emergente, y Rusia conserva el arsenal militar de una. En cuanto a India, algunos piensan que en una década puede ser el equivalente de lo que es China hoy.

Esta posibilidad representa para Argentina un «ascenso» simbólico, y el peso de los símbolos en la diplomacia no debe ser subestimado. Reproducimos la crónica del periodista Martín DiNatale, que especula sobre el asunto.

«En medio de una fuerte tensión diplomática en el Mercosur desatada por la decisión de Uruguay de avanzar en un acuerdo de libre comercio unilateral con China, la administración de Xi Jinping potenció los niveles de crispación diplomática de la región con gesto de peso político: el gobierno chino invitó a la Argentina para evaluar su incorporación al grupo de los BRICS que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudafrica.

En ese contexto, el embajador argentino en Beijing, Sabino Vaca Narvaja, fue invitado este martes por el gobierno chino a una jornada de debate de representantes de los BRICS desarrollada en la Ciudad de Xiamen, de la importante provincia de Fujian, donde se analizó la posibilidad concreta de que el gobierno de Alberto Fernández realice gestiones diplomáticas para sumarse como miembro pleno a este conjunto de países de mucho peso político y económico a nivel mundial.

Los BRICS representan alrededor del 42% de la población mundial, son el 23% del PIB global, tienen el 30% del territorio del planeta y manejan el 18% del comercio internacional total.

A diferencia de un acuerdo de libre comercio como pretende sellar Uruguay con China, la idea de Argentina de sumarse a los BRICS no implicaría romper lanzas con el Mercosur, aunque le permitirá al país mantener estrechos lazos comerciales con un bloque de países que mueven buena parte de la economía mundial. El proceso de incorporación de un nuevo país a los BRICS no es automático y debe ser consensuado por todos los miembros.

La decisión de la Argentina de avanzar en negociaciones con los BRICS se dialogó en el encuentro que el embajador Sabino Vaca Narvaja mantuvo con el Ministro de Industria y Nuevas Tecnologías de China, Xiao Jaqing, en los pabellones nacionales de los países miembros y de las empresas líderes de China que participan en la feria internacional de Fujian.

Desde la Casa Rosada expresaron que hay un decisión política de Alberto Fernández en avanzar en negociaciones con China y el resto de sus socios de los BRICS para empezar las gestiones y formar parte de este bloque.

Según se pudo saber, la estrategia desarrollada para el ingreso de Argentina a los BRICS se está coordinando con las representaciones diplomáticas argentinas lideradas por los embajadores Eduardo Zuain (Rusia), Daniel Scioli (Brasil), Hugo Gobi (India), Claudio Pérez Paladino (designado en Sudáfrica) y Vaca Narvaja (China). Al parecer, todos estos diseñan una intensa agenda de trabajo coordinada con el gobierno nacional. Este iniciativa se enmarca dentro de las tendencias que se están produciendo a nivel regional.

«La República Argentina se acerca a los BRICS retomando la agenda regional encabezada por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, Ignacio Lula Da Silva y Dilma Roussef», dijo un funcionario de la Cancillería para añadir datos de los planes diplomáticos desplegados ahora por Alberto Fernández.

Durante el último mandato de Cristina Kirchner la Argentina había avanzado sustancialmente en las negociaciones para formar parte de los BRICS como miembro pleno. Pero una vez que llegó Mauricio Macri al poder esto se descartó.

Al parecer, los gobiernos de China y Rusia estarían dispuestos a avalar la incorporación de la Argentina en el grupo de los BRICS y en el caso de Brasil el gobierno argentino esperaría el recambio presidencial atento a un eventual regreso de Lula Da Silva al poder.

La reunión de Vaca Narvaja con el gobierno chino por la incorporación de la Argentina a los BRICS se da en medio de una dura tensión regional en el Mercosur que se desató ayer con la decisión del gobierno uruguayo de Luis Lacalle Pou de avanzar unilateralmente en un acuerdo de libre comercio con China.

La feria internacional de la que participó el embajador Vaca Narvaja se realizó en el marco de la «China International Fair for Investment & Trade» (CIFTIS), la feria de inversiones más grande de toda China, en la cual participan más de 1000 empresas, 200 de ellas extranjeras. La exposición se desarrolla, entre el 7 y el 12 de septiembre de 2021, en Xiamen, provincia de Fujian.

En el marco de esta Feria, la Argentina fue especialmente invitada a participar en la apertura del Foro «BRICS Partnership for the New Industrial Revolution», que se realizó el día 7 de septiembre.

Según se informó en el gobierno esa invitación, por parte de los países miembros del BRICS, resalta la voluntad de retomar el fortalecimiento de los vínculos entre dichos países y la Argentina, que tuviera su apogeo durante la década pasada y luego perdiera vigor. Como así también, explorar la posibilidad de avanzar hacia una eventual incorporación de la Argentina a dicho grupo como expresaron en su momento las principales autoridades de los respectivos ejecutivos.»