Alternativa a los motores eléctricos: Porsche comenzó a producir combustibles sintéticos

En medio de anuncios de ventas récord para su deportivo eléctrico Taycan, Porsche se hizo un tiempo para comunicar que en el futuro de la marca no todo serán “pilitas”. La firma también trabaja para mantener en su línea de producción los motores de combustión interna y la solución parece haber llegado de la mano de los “combustibles sintéticos”.

El viernes pasado, Porsche anunció que puso en marcha su primera planta de combustibles sintéticos en Chile. Se trata de un emprendimiento en alianza con las autopartistas Siemens y Mahle, a la que se sumó la petrolera chilena Enap.

El combustible sintético es una variante del hidrógeno líquido. Se obtiene por medio de electrólisis producida mediante energía eólica en la Patagonia chilena. Este combustible líquido sólo requiere la adaptación de tanques y circuitos de combustibles especiales: el resto del motor permanece sin mayores cambios con respecto a un naftero convencional.

Se obtiene el mismo rendimiento en cuanto a potencia y torque (incluso algunos ensayos arrojaron cifras mejores), pero con el agregado de que no hay emisión de gases contaminantes: desde la producción del combustible hasta el escape no hay generación de dióxido de carbono. Sólo viento, electricidad y vapor de agua.

Los primeros ensayos de Porsche con combustibles sintéticos comenzarán el año que viene en la categoría monomarca Porsche Mobil 1 Supercup. La marca alemana aún no informó cómo trabajará otros desafíos que plantea el “combustible sintético”, desde la logística hasta el costo final de producción de cada litro de este “hidrógeno verde”.

La planta de “hidrógeno verde” de Haru Oni, en el Sur de Chile.

El hidrógeno líquido los producen por electrólisis, generada por energía eólica. Inicialmente está siendo construida una planta piloto al norte de Punta Arenas, en la Patagonia chilena, la cual se espera que produzca alrededor de 130000 litros de e-fuel en 2022. Posteriormente, la capacidad será ampliada en dos etapas hasta alcanzar unos 55 millones de litros en el 2024 y unos 550 millones de litros en el año 2026. La empresa chilena dueña del proyecto, Highly Innovative Fuels (HIF), ya tiene los permisos medioambientales necesarios y Siemens Energy ya inició los trabajos preliminares para la siguiente gran fase comercial del proyecto.

El fabricante de autos deportivos Porsche ya se encuentra en fase de pruebas con los e-fuels, que utilizará en sus propios vehículos con motor de combustión.

Chile se ha fijado ambiciosos objetivos en el marco de su Estrategia Nacional de Hidrógeno Verde. Prevé una capacidad de electrolizadores de cinco gigavatios (GW) para 2025, la cual aumentará a 25 GW en 2030. El objetivo es producir el hidrógeno más barato del mundo y convertir al país en uno de los principales exportadores de hidrógeno verde y sus derivados.

Nota de AgendAR:

Como los lectores habituales recordarán, nos hemos mostrado cautelosos ante las promesas de la «economía del hidrógeno». Los problemas, económicos y de seguridad, que plantea el almacenamiento de este gas, y su logística, son serios.

Pero observamos que el país trasandino se ha lanzado en esta dirección, y es un desarrollo a tomar en cuenta. Trataremos de publicar en una fecha próxima más datos sobre el estado actual de esta tecnología.