Una nueva regulación facilitará en Gran Bretaña la investigación de cultivos con genomas editados. Qué sucede en Argentina

Rompiendo con la postura de la Unión Europea, Gran Bretaña planea aliviar los requisitos para la investigación de campo sobre cultivos editados genéticamente. Pero el gobierno británico no ha llegado a llevar estos productos a los estantes de los supermercados ni a cambiar las regulaciones sobre el ganado modificado genéticamente.

El 29 de septiembre, el Departamento de Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Defra) anunció que para fin de año, los investigadores que deseen realizar pruebas de campo de plantas editadas genéticamente ya no necesitarán presentar evaluaciones de riesgo. Sin embargo, los investigadores aún deberán registrar sus planes de estudio en el departamento.

La decisión ahorrará miles de libras y días de trabajo que se necesitaban para cumplir con los requisitos anteriores, incluso para una pequeña prueba de campo, dice Wendy Harwood, bióloga de plantas en el Centro John Innes en Norwich, Reino Unido.

“Ahora podremos probar plantas prometedoras con genoma editado en el campo lo antes posible, y evaluar desde el principio qué plantas se muestran prometedoras en condiciones ambientales reales”, dice ella. «Esto es esencial, ya que las condiciones de los invernaderos de contención nunca pueden cubrir la gama completa de condiciones ambientales».

El Reino Unido había seguido anteriormente la política de la Unión Europea, que regula los productos agrícolas modificados genéticamente con el mismo rigor que los cultivos modificados mediante técnicas genéticas más antiguas y menos precisas.

Algunos investigadores han argumentado que ciertas aplicaciones de la edición de genes merecen menos escrutinio porque realizan pequeños cambios genéticos que, en teoría, podrían encontrarse en la naturaleza, a diferencia de las técnicas más antiguas que a veces implican la inserción de genes o secuencias de ADN de otras especies en genomas de plantas y animales. Estos enfoques más antiguos rara vez permiten control sobre en qué parte del genoma aterrizarán estas secuencias. La edición de genes, por el contrario, permite a los investigadores realizar cambios más específicos.

Tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea, Defra anunció en marzo que estaba considerando un enfoque diferente y lanzó una consulta pública. La decisión del 29/9 no aborda si los cultivos modificados genéticamente enfrentarán un camino más corto al mercado que sus contrapartes transgénicas.

El departamento planea introducir cambios legislativos que alteren la definición de organismos genéticamente modificados para excluir cultivos editados genéticamente y, por lo tanto, facilitar los requisitos para la comercialización, pero no ha especificado una fecha para esto.

Y por el momento, la investigación en el Reino Unido que involucre animales editados genéticamente continuará estando regulada como antes, para garantizar que se cumplan los estándares de bienestar animal.

Cualquier cambio que realice el Reino Unido será observado cuidadosamente por países que aún tienen que desarrollar políticas con respecto a la edición de genes. «Es muy, muy importante», dice la bióloga de plantas Caixia Gao del Instituto de Genética y Biología del Desarrollo de la Academia China de Ciencias en Beijing, donde aún se están formulando regulaciones sobre alimentos editados genéticamente.

“Muchos países miran lo que hacen el Reino Unido y los Estados Unidos en la regulación de las tecnologías de biología sintética y terminan configurando sus políticas regulatorias para que estén alineadas o algo alineadas con lo que están haciendo allí”, dice Jon Oatley, un biólogo reproductivo de la Universidad Estatal de Washington en Pullman.

Algunos países, incluidos Argentina, Australia, Japón y Brasil, ya han determinado cómo regularán los cultivos y el ganado editados genéticamente y permitirán que ciertos de esos productos ejecuten el desafío regulatorio más rápidamente.

Aun así, la tecnología de edición genética es joven y pocos cultivos han llegado al mercado. El primer producto alimenticio editado genéticamente comercializado fue una variedad de soja que produce mayores cantidades de un compuesto llamado ácido oleico. El cultivo se utiliza para producir un aceite de soja que tiene una vida útil más larga, lanzado en los Estados Unidos por Calyxt de Roseville, Minnesota, en 2019. A principios de este año, un tomate editado genéticamente salió al mercado en Japón con mayores cantidades de ácido γ-aminobutírico (GABA), que los productores sugieren que podría tener beneficios para la salud.

Más cultivos editados genéticamente están en camino.

Bioheuris, una empresa de biotecnología vegetal con sede en Rosario, Argentina, se lanzó hace cinco años y tiene como objetivo desarrollar soja y sorgo resistentes a herbicidas mediante la edición de genes. La temprana claridad legal argentina en torno a los productos editados genéticamente ayudó a los inversores a sentirse más cómodos con el enfoque de la empresa, dice el cofundador y director ejecutivo Lucas Lieber.

La edición de genes podría reducir el costo de desarrollar un cultivo de ingeniería en un factor de 100, en comparación con el desarrollo de plantas genéticamente modificadas con técnicas más antiguas, dice Lieber, en parte porque es más rápido y en parte debido a los costos regulatorios reducidos.

Bioheuris había considerado anteriormente diversificarse en trigo y cebada, pero decidió no hacerlo, dice Lieber. “Estos cultivos son muy importantes en Europa”, dice. «Pero Europa no es muy amigable con la edición de genes, así que decidimos concentrarnos en otros cultivos». Una vía de aprobación más rápida para cultivos modificados genéticamente en el Reino Unido podría hacer que su equipo reconsidere esa decisión, afirma el empresario.

Pero las políticas europeas podrían seguir teniendo un impacto en la investigación. El biólogo de plantas Yinong Yang de la Universidad Estatal de Pensilvania en University Park dice que, aunque podría llevar a cabo pruebas de campo en invierno con arroz editado genéticamente en ciertos estados del sur de Estados Unidos, algunas asociaciones agrícolas estatales se muestran reacias a aprobar las pruebas. “Les preocupa eso, por las exportaciones de arroz a la Unión Europea”, dice. «Si mezcla algo del arroz probado en el campo con arroz de exportación, eso podría crear problemas».