El Banco Mundial publicó su nueva estimación: Argentina crecerá este año un 7,5%

Según el informe que se dio a conocer ayer 6 de octubre, nuestro país necesitará dos años para recuperarse de la caída que sufrió en el 2020.

El Banco Mundial proyecta un crecimiento para la Argentina de 7,5% en 2021 y una desaceleración a 2,6% en 2022, en un contexto de recuperación global tras la pandemia.

La institución ha ido mejorando sus proyecciones de crecimiento para la Argentina en 2021 y 2022. En el informe anterior, el organismo proyectaba un crecimiento moderado para 2022 del 1,7% mientras que ahora lo elevó a 2,6%. Sin embargo, todavía se encuentra lejos de la expectativa del ministro Guzmá reflejada en el Presupuesto 2022.

Los datos del Banco Mundial surgen del nuevo informe presentado en conferencia de prensa por el economista jefe para América Latina y el Caribe, William Maloney, en la antesala de la reunión anual conjunta del FMI y el Banco Mundial, que tendrá lugar la semana próxima.

Según el análisis, a la Argentina le demandaría al menos dos años para recuperar lo perdido en 2020 por el impacto del Covid-19, y tres años para volver a los niveles de fines de 2018.

En la rueda de prensa, Maloney, al ser consultado sobre el tema precios, dijo que no ve riesgos de una hiperinflación en la Argentina y opinó que un acuerdo con el FMI permitirá anclar expectativas.

«No veo riesgo de hiperinflación, la inflación está en alrededor del 50%, pero el Gobierno sigue contando con algunas herramientas para evitar que la crisis se profundice», consideró el economista jefe del Banco Mundial. En este sentido, Maloney indicó que «llegar a un acuerdo con el FMI anclará expectativas, reduciendo más los riesgos» en el corto plazo.

No obstante, señaló que la Argentina sufre «problemas estructurales de largo plazo» y recordó que en la última década previa a la pandemia el crecimiento «no fue tan rápido».

A nivel del conjunto de Latinoamérica, las previsiones de crecimiento para 2021 se han actualizado durante el verano (boreal) y se espera que el crecimiento regional se sitúe en el 6,3 % en 2021, con lo que prácticamente se recuperarían las pérdidas del 6,7 % de 2020, indicaron desde el Banco Mundial.

Desde 2010 hasta que se desató la pandemia, la región de América Latina creció un 2,2% anual, al mismo tiempo que el resto del mundo creció a un 3,1 %; «los pronósticos para 2022 y 2023 son igualmente mediocres: 2,8 % y 2,6 % respectivamente», indicó el organismo.